El secreto de las playas de Sanxenxo

LITORAL CON ENCANTO. Silgar se lleva la fama pero el municipio de O Salnés, con costa en la ría de Arousa y la de Pontevedra, suma 27 playas de alta calidad paisajística. Espacios amplios como A Lanzada, compartida con O Grove, o calas al pie de acantilados justifican su podio nacional de banderas azules


Playa de Bascuas. Una vía de escape

El único arenal nudista del municipio es también uno de los que atesoran un mayor encanto. Bien sea por su entorno (por aquí pasa la ruta del Padre Sarmiento), por sus vistas a Ons y a Onza o por su arena fina. Para los más tímidos, otra posibilidad es disfrutar de la terraza del Canyplaya. Desde aquí se contempla una de las mejores puestas de sol de las Rías Baixas.

Playa de Montalvo. Vistas a las Illas Atlánticas

Este arenal «aislado», como lo definen en el Catálogo de Playas del Gobierno, suma un kilómetro de arena de longitud lo que lo convierte en uno de los más extensos del municipio. Rodeado de vegetación, cuenta con un área recreativa bajo un pinar y enlazada con el sendero litoral del Padre Sarmiento. Ofrece vistas a Ons, las Cíes e incluso a Sálvora.

Playa de Canelas. Mar azul

Tiene forma de media concha, arenas blancas y aguas cristalinas. Por encima, la rodea vegetación y está resguardada del viento. Canelas (Adina) es uno de los 14 arenales distinguidos con la bandera azul en Sanxenxo. Es una cala amplia, de 400 metros de longitud, con vistas al municipio de Bueu, al otro lado de la ría pontevedresa.

Playa de Foxos. El otro templo del surf

En Sanxenxo no solo se cabalgan olas en O Espiñeiro (A Lanzada). Muy cerca hay otro templo más discreto para los amantes de este deporte. Foxos (Noalla) tiene 350 metros de longitud y está pegada al saliente sobre el que se erigió una necrópolis y que hoy une al continente con el islote rocoso donde se levantó la ermita de A Nosa Señora da Lanzada.

Playa de Pragueira. Un balcón a Ons

Relativamente aislada, los 300 metros de arena blanca que en su extremo norte comunican con la playa de Major destacan también por sus vistas. Pragueira saluda al Atlántico y en medio de este abrazo se posiciona imponente Ons, una de las integrantes del Parque Nacional das Illas Atlánticas. Un sendero permite recorrerla por los acantilados.

Playa de Paxariñas. Piscina atlántica

Tiene forma de media concha y está ubicada al pie de un acantilado. Con una longitud de 150 metros, al estar resguardada del viento, la cala de Paxariñas parece a veces una piscina en medio de la ría. La carretera para llegar a ella, la que comunica Noalla con Portonovo, es otra maravilla.

Playa de Area de Agra. Baños en calma

No tiene bandera azul pero no es porque le falte belleza. Situada entre dos pequeños acantilados, su acceso antes solo era conocido por los vecinos. El mes de junio es el mejor para estar en Area de Agra (Dorrón). La cala, de apenas 200 metros de longitud, está resguardada del viento y cubierta de vegetación.

Las playas más recogidas

SANDRA FAGINAS / LUCAS MÉNDEZ / S. F.

DE NORTE A SUR DE GALICIA recorremos las mejores calas, esas que consiguen que el verano se alargue sin el agobio de los turistas y con el placer que da la paz de septiembre. Abrigadas del viento, con aguas cristalinas y en calma, estas playas entran en nuestro top para aprovechar el sol al máximo y sentir que las vacaciones no se han acabado

Septiembre tiene una placidez maravillosa que el científico Jorge Mira aprovecha como el auténtico «beach boy» -dice él- que es. Le gusta muchísimo la playa y no duda en alargar el verano todo lo que puede en esa tierra que para él lo es todo: A Costa da Morte. «Aquí calquera cala é un luxo, pero se teño que quedar cunha para este tempo de finais de verán e comezo do outono elixo a do Osmo, en Corme». Para Jorge Mira Corme es sitio distinto por esa belleza natural que le da cobijo. «Está orientado de tal maneira que o monte o ampara do vento do nordés, e esa praia coa furna dá sensación dun plató cinematográfico, realmente é impresionante a maxestosidade do lugar», apunta este enamorado de toda esta costa por sus aguas cristalinas y la arena tan fina. Además, el mar aunque está frío, no lo está tanto como en las Rías Baixas. «Non vou dicir que está quente, nin moito menos, pero un chapuzón podes darte, non é como noutras zonas; ademais, apenas hai ondas, é unha gozada tamén para os nenos», dice Mira.

Seguir leyendo

Votación
0 votos
Comentarios

El secreto de las playas de Sanxenxo