Todo lo que debes saber antes de viajar en crucero

Si estás pensando en hacer un viaje en crucero, aquí tienes algunos detalles que has de saber para poder programarlo.


Durante las últimas décadas no ha dejado de ir en aumento el número de viajeros que se animan a probar la experiencia de subirse a un crucero y conocer la magia de navegar y llegar a destino por mares y océanos, en todas las partes del mundo. La estampa que se divisa de ciudades costeras cuando arribas a ellas es tan única como especial.

Si estás pensando en subir a cubierta o estás ahorrando para regalarte el viaje de tu vida, aquí va todo lo que debes saber antes de viajar en crucero para que organices esa escapada en condiciones.

Cruceros

Antes de nada, debes de tener en cuenta las opciones de cruceros que vas a encontrarte, ya que en función de su tamaño las actividades y servicios de que disponga cada uno de ellos serán completamente distintas. Así, como es lógico, a mayor tamaño, más posibilidades. No obstante, hay algunos que ofrecen exclusividad y lujo, por lo que no debes fiarte solo de esa cuestión.

A efectos prácticos, puedes encontrar grandes barcos, que parecen auténticos hoteles flotantes de tamaño enorme y que pueden llevar desde 2.000 a más de 4.000 pasajeros. En ellos hallarás lo que se te ocurra: gimnasio, spa, actividades infantiles, espectáculos, discotecas, piscinas, etc. En los cruceros medianos, de entre 1.000 y 2.000 pasajeros, las aglomeraciones serán menores pero seguirás teniendo todos los servicios. Y para menos de 1.000 pasajeros se encuentran los barcos pequeños, donde el servicio resulta tan exclusivo como personalizado, el itinerario goza de mucha importancia y suelen incluir todo en el precio.

Documentación y reservas

Si has decidido hacer el viaje, lo mejor será que efectúes la reserva con antelación. La mayoría de las veces quienes viajan en crucero reservan varios meses antes. Como resultado, son frecuentes las anulaciones de viaje. Tenlo en cuenta porque los gastos de cancelación suelen ser elevados. Puedes optar por contratar un seguro de cruceros que cubra este tipo de vicisitudes, así como las incidencias durante el trayecto.

Para viajar necesitarás el documento nacional de identidad, el pasaporte o el visado, según el destino. Tienes que ser consciente de los distintos países en los que va a atracar el barco. Lo más útil es que incluyas en tu maleta un sobre o una pequeña carpeta en la que lleves la documentación necesaria y te asegures de tenerla siempre a mano, como la del seguro, la de las reservas de excursiones y los teléfonos de contacto relevantes, como los de algún familiar y la entidad bancaria.

Contratación

Si eres un viajero experimentado, te gustará programar todo tú mismo a través de Internet, pero en caso de ser tu primera vez viajando en crucero es más práctico contratar este tipo de vacaciones a través de una agencia. Sea como sea, lo que tienes que tener en cuenta son los traslados desde tu ubicación hasta el puerto de embarque, la contratación del seguro de viajes, las tasas de embarque y las tasas de servicios, que deberás consultar en la naviera. Además, las bebidas en el crucero hay que pagarlas aparte, a menos que cojas algún tipo de paquete u oferta que las incluya.

La agencia te informará de todos los detalles cuando contrates el servicio, aunque debes leer con detenimiento el contrato, como es imprescindible en estos casos, sobre todo, la letra pequeña.

Equipaje

Junto con el sobre con la documentación, hay algunas cosas importantes que has de meter en la maleta para ir de crucero. Recuerda incluir bañador o bikini, tanto para la piscina como para el jacuzzi; ropa formal para la cena de gala, informal, deportiva y un chubasquero. Y, por supuesto, coge las gafas de sol y un adaptador universal para la red eléctrica. Cuando subas a bordo, no olvides portar siempre contigo la tarjeta que te entregarán, que es tanto tu identificación durante el trayecto a bordo como la forma de pago aceptada.

Antes de hacer la maleta, debes informarte de cuál es el límite de equipaje que puedes llevar. La compañía puede marcar sus limitaciones al igual que hacen las aerolíneas. También tendrás que formar parte de los simulacros que se realizan a bordo al empezar el viaje, en los que te enseñarán cómo ponerte el chaleco salvavidas y dónde están los botes de emergencia, entre otras normas de seguridad.

Salud

Los productos y servicios que se venden en el barco son duty free. Sin embargo, cuando el barco se encuentre atracado, sus tiendas estarán cerradas y al volver a tu país puede que tengas que pagar en la aduana si lo que adquieres supera los valores establecidos.

A bordo también se venden medicamentos pero son más caros que en las farmacias, así que sé previsor e incluye alguno en tu equipaje. Será suficiente un pequeño botiquín con analgésicos, algún antiinflamatorio y pastillas para el mareo, entre lo que necesites. También dispondrás de servicio de atención sanitaria, pero su coste es alto. Una simple consulta puede superar los 100 euros.

Además, las embarazadas han de saber que algunas compañías no admiten reservas de aquellas que en el momento de finalizar el viaje ronden la semana 24 de gestación o su estado sea muy avanzado. Echa cuenta de las fechas. Y en cualquier caso, todo aquel que viaje en crucero ha de consultar si se necesitan vacunas para alguno de los países que se encuentren en el itinerario.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at viajes.lavozdegalicia.es Port 80
Comentarios

Todo lo que debes saber antes de viajar en crucero