A Costa da Morte se caracteriza por sus espectaculares paisajes, su agreste belleza, su patrimonio cultural y sabrosa gastronomía. Cualquiera de sus municipios es una maravilla por descubrir, pero hoy vamos a detenernos en uno de ellos: Camariñas (A Coruña).

Si te apetece conocer este verano este municipio famoso por sus encajes, te sugerimos una ruta en coche por Camariñas; aunque también puedes tomar nota de ella para realizarla en cualquier momento del año, según el tiempo del que dispongas para disfrutar de cada parada.

Camariñas

Camariñas
Fuente: Wikimedia/By Luis Miguel Bugallo Sánchez (Lmbuga) CC BY-SA 3.0

Camariñas es el punto de partida de esta ruta circular de unos 42 kilómetros en automóvil, para conocer los puntos de interés más hermosos y destacados de la localidad, que puedes hacer si aprovechas muy bien las horas de luz del día o realizar en varias ocasiones, por tramos, con mayor tranquilidad.

En el pueblo de Camariñas, catalogado como Conjunto Singular, no dejes de visitar el Museo del Encaje y recorrer su puerto pesquero lleno de vida. Podrás contemplar el ir y venir de los barcos del día, que parten a faenar en las horas de más luz y regresan a primera hora de la tarde, así como los grandes barcos de cerco, que salen hacia las 19:00 horas y vuelven al amanecer. Cada 16 de julio, en el pueblo sacan a la Virgen del Carmen en procesión para celebrar su festividad, ya que es la patrona de los marineros.

Ponte do Porto

Ponte do Porto (A Coruña)
Fuente: Wikimedia/By Luis Miguel Bugallo Sánchez (Lmbuga) – CC BY-SA 4.0

Desde Camariñas, por la AC-432, a unos 11 kilómetros, llegaremos a la siguiente parada: Ponte do Porto. Lo más destacado en este pueblo es el puente medieval que le da nombre, el cual cruza el río Grande, su paseo fluvial, la iglesia parroquial y la Fuente de los Leones, reproducción de la fuente de la Alhambra. Asimismo, también cuenta con un interesante museo etnográfico. Si te pones de nuevo en ruta, has de tomar la DP-1601 hacia Camelle.

Camelle y Arou

Museo do Alemán
Fuente: Flickr/r2hox (CC BY-SA 2.0)

Al igual que Camariñas, Camelle también está catalogado como Conjunto Singular, así que vale la pena que callejees por su entorno y conozcas el museo al aire libre del artista alemán Manfred Gnädinger, conocido como el Museo del Alemán o Museo Man de Camelle. Tras la visita, dirígete por Rúa Fornelle y la Rúa Rosias, y enfila la Rúa Praia hacia Arou. Además de disfrutar del paisaje, pasarás por al lado de su puerto, antes de llegar al centro del pueblo, junto a las playas de Arou y Brañas de Lazo. Puedes parar a conocerlo, retomar fuerzas y pasear por su paseo marítimo. Si tienes tiempo y continúas por la carretera costera, una buena idea es detenerse en el mirador de Lobeiras.

Te detengas o no en el mirador, la ruta continúa hacia Brañas Verdes. Por aquí, te sorprenderá otro de los parajes más bellos de la Costa da Morte: la ensenada do Trece, donde podrás descubrir la duna de Monte Branco, la duna rampante más alta del norte de España, ya que alcanza los 150 metros. Todo este paraje natural es un especio protegido que forma parte de la Red Natura 2000. Luego has de seguir por la costa, hacia el Cementerio de los Ingleses.

Cementerio de los Ingleses

Cementerio de los Ingleses
Fuente: Wikimedia/By Mussklprozz CC BY-SA 4.0

Cuando el buque HMS de la Marina Británica naufragó en estas costas en 1890, solo se salvaron tres de los 175 tripulantes que llevaba. Sus cadáveres fueron enterrados junto al lugar del naufragio, en un sitio en el que ya yacían 28 tripulantes del Iris Hull, un barco que se había hundido en la Punta do Boi seis años antes. El lugar es conocido como el Cementerio de los Ingleses, el cual se divide en dos zonas: una dedicada a los oficiales y otra con el resto de la tripulación. Las características del camposanto favorecieron que fuera incluido en la Ruta Europea de Cementerios Singulares.

Continúa disfrutando del paisaje por la carretera costera, y entre la playa de Area Longa y la playa de Balea, encontrarás el Foso de los Lobos (Foxo dos Lobos), una construcción del siglo XVI para cazar lobos, con alto valor etnográfico, al ser la única que se conserva en toda la provincia de A Coruña.

Faro de Cabo Vilán

Faro Cabo Vilán
Fuente: Flickr/Gabriel González (CC BY 2.0)

El siguiente destino, sin dejar de disfrutar de la carretera de la costa, es el faro de Cabo Vilán, desde el que puedes contemplar una de las puestas de sol más bonitas de Galicia, aunque sea la hora que sea, las vistas y el lugar siempre son impresionantes. Fue la catástrofe del HMS Serpent la que provocó que se acelerara la construcción de este faro y que se convirtiera en el primero electrificado de España, en 1896. En sus instalaciones se encuentra el Centro de Interpretación de los naufragios, faros y señales marítimas, en el que se muestra la historia de los naufragios y de los faros de la Costa da Morte.

Ya de regreso hacia Camariñas, encontrarás el monte Farelo, en el que se ubica la barroca Ermida da Virxe do Monte. Desde el altozano en el que se encuentra, es posible contemplar unas espectaculares panorámicas. Si sigues bordeando la costa, a tres kilómetros, llegarás a destino, pues te encontrarás de nuevo en Camariñas.

Compartir
Artículo anterior¿Tienes todo lo necesario para ir de acampada?
Artículo siguienteLos parques urbanos más bonitos de Galicia
Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.