Una taza de té en el momento oportuno alivia la tensión y relaja a todos los que somos aficionados a las infusiones. Desde la ceremonia japonesa más exquisita a la hora de prepararlo hasta la rapidez de las populares bolsitas, este reconfortante líquido ha estado presente en la historia durante miles de años.

Hoy te contamos ocho curiosidades sobre el té que tal vez desconozcas y que seguro te agradará saber para seguir disfrutando de su sabor, o descubrirlo si es que todavía no eres aficionado, a través de las muchísimas variedades que puedes encontrar en el mercado.

1La planta

Fuente: Pixabay

El té procede de la Camellia sinensis. Según cómo se procesen sus hojas, y si se las somete o no a un proceso de fermentación u oxidación, se obtienen como resultado diferentes tipos, como el té negro, el té verde y el té oolong.

Junto a los métodos tradicionales de producción, se suman otro tipos como el té amarillo, el té turco o el té matcha, entre otros, así como las especialidades en que el té se mezcla con otros ingredientes, como el té de jazmín, el té negro con chocolate, etc. Y en lo que respecta al té roiboos, debemos saber que este no contiene la planta del té. Está elaborado con Aspalathus linearis, así que de té solo tiene el nombre.

Anterior
Compartir
Artículo anteriorDiez joyas imprescindibles del antiguo Imperio persa
Artículo siguienteLas mejores esculturas en Galicia
Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here