¿Es posible recorrer La Habana en tan solo un día?

Yandry Fernández Perdomo / A. G.

VIAJES AMÉRICA

La capital cubana cuenta con una amplia red de museos, centros culturales y lugares icónicos como el antiguo Centro Gallego que no debes perderte si tu estancia es de corta duración

20 jul 2022 . Actualizado a las 11:27 h.

Fundada hace más de 500 años durante la colonización española de Las Américas, La Habana exhibe hoy lugares con una riqueza y tradición histórica de un valor incomparable para quien la visita. Sus edificios poseen una arquitectura que recorre todos los estilos, impregnados especialmente de un eclecticismo único, en un entorno acogedor, a la vez que llamativo para sus visitantes.

En esta ciudad no hay lugar para el aburrimiento. Toda una amplia red de museos, centros culturales, servicios gastronómicos, bares y playas dotan a esta urbe caribeña de un ambiente propicio para quien desee pasar unas vacaciones realmente memorables con la familia y amigos.

Considerada antiguamente como la llave hacia el Nuevo Mundo y con una población actual de más de dos millones de habitantes, esta urbe se divide en dos grandes áreas fundamentales: una hacia el noreste, más antigua y colonia, y otra hacia el noroeste, más moderna y residencial.

Pero la ciudad no se puede conocer completamente en apenas un día. Sin embargo, como no siempre contamos con el tiempo suficiente, hay lugares que no te debes perder de esta ciudad. Del mismo modo, si piensas visitar esta región del Caribe, las fechas más apropiadas son los meses comprendidos desde noviembre a mayo, ya que las temperaturas en esas épocas del año resultan más acogedoras y menos agresivas para quienes no están acostumbrados a vivir el intenso calor caribeño en el verano. 

En nuestro primer recorrido iremos hacia la Catedral de La Habana. Con un estilo barroco en su fachada y neoclásico en su interior, esta iglesia habanera es el centro de toda la zona antigua. En su interior podrás apreciar toda una colección de imágenes religiosas que evocan el sincretismo de culturas africanas y europeas. También se venera a San Cristóbal, patrono de esta metrópoli insular. Las casas de las principales familias habaneras rodeaban el templo, donde también se ubica una plaza y numerosos museos como el de Arte Colonial y el de Pintura Mural.

 

A menos de 100 metros de este lugar también se ubica la Bodeguita del Medio, considerada como uno de los mejores bares de toda Latinoamérica, donde también el escritor norteamericano Ernest Hemingway asistía cada tarde para tomarse un clásico mojito, una bebida que no podrás dejar de disfrutar en tu paseo por la ciudad. En sus paredes se permite, además, dejar plasmada la firma de cada visitante junto a las rúbricas de importantes personalidades de la talla del cantante Joan Manuel Serrat o el expresidente de Chile Salvador Allende.

Si de bares y espacios gastronómicos hablamos tampoco te puedes perder toda una gama de restaurantes criollos de renombre internacional como La Vitrola, el Café Bohemia, Café del Oriente, la Guarida, el Litoral o San Cristóbal, este último visitado por el entonces presidente de los Estados Unidos Barack Obama. Pero si gustaras más de la comida internacional, en el barrio Chino te acogerán una variedad de restaurantes de comida asiática o bien podrás probar la deliciosa dieta mediterránea, también en el centro de la ciudad, en numerosos restaurantes de cocina española e italiana, como es, por ejemplo, el Asturianito, los Doce Apóstoles o Doña Alicia.

El Paseo del Prado, situado también en esta zona capitalina, es todo un escenario de manifestaciones culturales. Cuando todavía La Habana se encontraba amurallada para protegerse de los constantes ataques de corsarios y piratas, en la zona donde se ubica hoy esta majestuosa alameda, estaba la puerta principal de entrada y salida de la ciudad. Justo allí, decenas de pintores y artesanos recrean cada día importantes obras clásicas de la cultura cubana, y es un espacio propicio para comprar excelentes souvenirs. Además, sobre esta importante avenida están los principales y más lujosos hoteles. En el año 2016 aquí también tuvo lugar el desfile de Chanel, un evento donde también participó el mito internacional de la moda, Karl Lagerfeld, acompañado de un grupo importante de celebridades y artistas de todo el mundo.

Bien cerquita de este sitio se encuentra el Capitolio de La Habana, una imponente obra arquitectónica construida en las primeras décadas del siglo XX, que imita al de los Estados Unidos de América. Justo en la entrada se ubica una enorme escalinata, de donde se puede divisar todo el Paseo del Prado y el Parque de la Fraternidad, otro de los centros urbanos de la capital cubana. Actualmente funciona como un museo para quienes busquen adentrarse en la historia de Cuba antes del triunfo de la Revolución Cubana, en 1959.

 

Justo al lado está también el antiguo Centro Gallego, hoy Teatro Alicia Alonso, una sala donde actuaron grandes figuras de la ópera, el ballet y la música. Durante los tiempos en que los gallegos constituían casi un 40% de los emigrados españoles en la isla, este teatro era uno de los escenarios más brillantes de Latinoamérica. 

No se puede abandonar el centro antiguo de La Habana sin pasar por la Plaza de Armas, donde se ubican el edificio de los Capitanes Generales, de aspecto colonial, que albergó a los primeros gobernantes españoles de la Isla, y el Templete, otro gran monumento que recuerda la fundación de la ciudad en 1519. Cuentan las leyendas populares habaneras que quienes visiten esta ciudad deberán darle tres vueltas a la ceiba sembrada frente a este edificio, un signo de bendición y buena fortuna.

La exuberante bahía de La Habana, unida a uno de los paseos marítimos más grandes de toda la zona caribeña, revelan en esta ciudad unas vistas impresionantes para los amantes de las buenas fotografías. Es en este último lugar donde se ubica el Malecón, todo un gran boulevard y punto de reunión en el cual miles de cubanos suelen pasar sus tardes sentados a la orilla del mar caribeño.

Una cordillera de edificios antiguos y modernos rodean también toda la avenida, espacio de contrastes arquitectónicos que alberga en su interior populares barriadas como Cayo Hueso, Colón y los Sitios. También se encuentran los más importantes hoteles de la ciudad: Paseo del Prado, Hotel Nacional, Meliá Habana y Riviera. Entre canciones de salsa y reggaetón los habaneros disfrutan de un ambiente inigualable en el Malecón. Y en verano, es el lugar donde se realizan los carnavales típicos de La Habana.

 Igualmente, si andamos un poco más hacia la zona más moderna de esta urbe debemos hacer una parada en la Plaza de la Revolución, espacio donde se encuentran los principales edificios gubernamentales del país, y donde Fidel Castro pronunció sus renombrados discursos durante su mandato como presidente de la nación por más de cuatro décadas. Es en este sitio donde han acontecido los más importantes sucesos de la historia cubana en las últimas décadas, desde la misa del Papa Juan Pablo II hasta los funerales del propio Castro, en 2016. Asimismo, allí se encuentra una icónica imagen del Che Guevara y Camilo Cienfuegos, considerados héroes en la Isla.

También se halla una inmensa torre de 30 metros de altura, en forma de estrella, que funciona como Memorial al héroe nacional de Cuba, José Martí, y en la cima de este edificio se puede divisar toda la ciudad, incluso su periferia.

Luego está el cementerio Cristóbal Colón, valorado como uno de los más bellos de la región por la riqueza en obras de arte y esculturas. Quien visita esta necrópolis se encontrará con la historia misma de la Isla, pues es el sitio donde se hallan enterrados las principales figuras de renombre del país. La tumba de la madre Milagrosa y la americana Jeannete Ryder también constituyen lugares de tradicionales peregrinaciones dentro del cementerio habanero.

Una barriada icónica es el Vedado, en el cual se encuentran las principales mansiones de lujo de los años 50 en el país. Numerosos cines, bares y teatros impregnan a esta zona de una gran actividad cultural, especialmente en las noches de los viernes y sábados, cuando los cubanos suelen salir de fiesta. Entre los sitios recreativos que podrías visitar en las noches habaneras está la Fábrica de Arte Cubano, un espacio que mezcla exposiciones de arte, con música y bebidas típicas del país. Celebridades como Lady Gaga, Katy Perry y Mick Jagger han visitado sus salones. Otros centros dignos de acudir en esta parte de La Habana son el Salón de Mayo del Museo de Arte Moderno de Francia, el Pabellón Cuba y la Casa de la Música de Plaza.

Finalmente este recorrido por la ciudad termina en una céntrica esquina de 23 y L, el cruce de calles más transitado del país. La célebre heladería Coppelia, el hotel Habana Libre y el legendario cine Yara rodean la icónica esquina, atravesada por la avenida 23 que recorre las zonas más modernas de la ciudad.

Como es tradición en La Habana, para recorrer la ciudad, podrás usar como medio de transporte los autos clásicos de los años 50, que funcionan hoy como taxis bien atractivos y económicos para tu visita exprés a Cuba.

Y por supuesto, no dejes de conocer lo más importante: la gente que vive en La Habana, personas que te cautivarán por sus historias y sus ganas de recibirte siempre en una de las ciudades más imponentes del Caribe.