Cinco rutas fluviales a pie con las que salirse de la rutina

Tienen distancias y dificultades diferentes y algunas incluso son aptas para hacerlas con niños


Cada vez son más lo que aprovechan el fin de semana para alejarse de la ciudad, de la vorágine del día a día y de los ruidos que la inundan y optan por perderse en el silencio de las diferentes sendas verdes que hay en nuestra comunidad. Esta semana proponemos cinco rutas a pie, con distancias y dificultades adaptada a todos los gustos, que tienen como nexo común que el recorrido se realiza siguiendo el curso de los ríos

Senda del río Sisalde (Arteixo)

Su nombre oficial es Roteiro mariñán do río Sisalde, tiene 18 kilómetros de recorrido -puede ser circular o lineal- y es de dificultad baja. La ruta comienza en la playa de Barrañán y discurre cerca de elementos etnográficos singulares como el castro de Armentón y los muiños da Margarida, Ibia y Zapata. En Monteagudo, a mitad de ruta, se puede visitar la iglesia de Santo Tomé, una joya románica. La senda acerca a los caminantes a una zona de gran importancia paisajística y ecológica como es la fraga de Sisalde.

En diciembre del pasado año, el concello de Arteixo invirtió algo más de 40.000 euros para dotar a la ruta de todos los elementos orientativos e informativos sobre el valor medioambiental de la zona. 

Ruta del embalse de Beche (Abegondo)

Está ubicada en Santa Dorotea de Folgoso, su distancia es de 1,26 kilómetros y está recomendada para todas las edades. Más que una ruta de senderismo, es un paseo bordeando el embalse, una actividad que puede realizarse con niños, e incluso es apta para carritos de bebé y personas con movilidad reducida. El espacio natural cuenta con una gran belleza paisajística y se puede llegar a él en coche, ya que dispone de una gran superficie de aparcamiento. Además, y siempre que el tiempo lo permita, se puede disfrutar de una zona anexa con 12 mesas, dos parrillas y un parque infantil. 

Ruta de Paderne (Coirós)

Tiene poco más de 8 kilómetros de recorrido, que pueden hacer en aproximadamente en tres horas y está catalogada de dificultad media La ruta comienza en el Aula da Natureza de Chelo, en San Salvador de Colantres, y discurre a orillas del río Mandeo. A lo largo del recorrido está el campo dos Caneiros, la cascada de Mainzoso y los antiguos muiños de Teixeiro

Ruta val de Cambás (Aranga)

Es un recorrido lineal, de 6,4 kilómetros de longitud y de dificultad alta. La ruta parte desde Ponte Aranga y transcurre entre la fraga de las Barbudas, por las orillas de los ríos Mandeo, Cambás y Rego da Palanca, donde se puede visitar la cascada del mismo nombre. El caminante se encontrará en su recorrido con el castro de Almanzor y la mámoa da frega do vello

Paseo marítimo de O Burgo (Culleredo)

Son casi 11 kilómetros de recorrido que pertenece a la Reserva de Biosfera Mariñas Coruñesas e Terras do Mandeo. Uno de los puntos más destacados del recorrido es el puente medieval de O Burgo, que cuenta con 11 arcos. También cuenta con una oferta escultórica singular, donde se encuentra El columpio, obra de Ramón Conde, o La espada y la rosa, de José Rey Lago. Es un paseo llano perfecto para ir andando, en bicicleta, patines o incluso corriendo.

Votación
0 votos
Comentarios

Cinco rutas fluviales a pie con las que salirse de la rutina