Diez playas de la Costa da Morte para disfrutar en familia

GUÍAS DE VERANO | Ubicación, servicios y entorno distinguen estos arenales de la Costa da Morte


carballo / la voz

 La brava Costa da Morte, la de aguas movidas e impetuoso Atlántico, atesora arenales que, por su ubicación y entorno, se prestan más que bien para disfrutar de una jornada de verano en familia. Zonas verdes cerca, pinares, merenderos, fácil aparcamiento, servicios de restauración, aguas tranquilas, transparentes, paseos cercanos para entregarse a las caminatas, arena fina con la que levantar castillos... Podrían ser más, pero sin duda merecen entrar en este ránking Balarés, O Lago, Estorde, Sardiñeiro, Baldaio, O Ariño, Quenxe, O Ézaro, Laxe y Caión. En muchas de ellas es posible, además, acercarse a la propia historia, de forma que el contacto con la naturaleza tenga también su prolongación en el conocimiento. Es el caso de Balarés, donde la mina Titania marcó una época. También de Baldaio, emblema de la lucha vecinal decenios atrás y además, muy válida para entregarse a la observación ornitológica. Quenxe, en Corcubión, invita a perderse por uno de los cascos históricos mejor conservados, pequeño, pero muy coqueto, y Caión, por reseñar otro ejemplo, permitirá al visitante empaparse de un pueblo que en su día fue importante puerto ballenero.

En detalle

Balarés (Ponteceso). Playa con bandera azul. Arena blanca, resguardada, en un abrigo de la ría de Corme y Laxe. Sus aguas, transparentes, tienen fama de frías. Amplio pinar para disfrutar de un pícnic y zona de merendero, con aparcamiento abundante. A lado, chiringuito-restaurante.

O Lago (Muxía). De ella dicen que es una de las playas más bonitas de la comarca. Al lado de un frondoso pinar. La desembocadura mansa del río Lago crea un entorno muy valorado por los más pequeños, por su tranquilidad. En un extremo del arenal, un pequeño faro. Cerca, hostelería y cámping.

Estorde (Cee). Base de arena blanca, con aguas tranquilas que se prestan bien al baño. Ubicada en pleno Camino a Fisterra y con servicios de restauración cera. Es una de las playas más populares de Cee y además, sin salir del concello, puede acudir uno a Lires y ver la puesta de sol.

Sardiñeiro (Fisterra). Ubicada en el pueblo del mismo nombre, en un entorno «urbanizado», como la describen, aunque sin excesos, con servicios de restauración cerca. Un tranquilo paseo de madera para disfrutar en familia hace aún más atractiva esta playa protegida, resguardada y de arena fina.

Baldaio (Carballo). As Saíñas tiene bandera azul. Baldaio es playa, es laguna y es marisma, por lo que se revela un rico entorno, zona de especial protección ambiental, para conocer y disfrutar en familia. Prima el contacto con la naturaleza. Una barra de dunas, de unos 3 kilómetros, une Baldaio con Razo.

O Ariño (Camariñas). Ubicada en la parroquia de Xaviña, está bordeada por un tranquilo pinar con zona recreativa y también merendero. Aparcamiento fácil, arena blanca, aguas más bien tranquilas y familiares. Ofrece buenas vistas y es una zona de importante riqueza marisquera.

Quenxe (Corcubión). Playa pequeña y recogida, de arenas blancas y aguas transparentes. Un paseo marítimo cercano permite buenas vistas panorámicas, también sobre la propia ría. Corcubión fue pionero en declarar sus arenales libres de humo. Restauración cerca y un casco histórico para admirar.

O Ézaro (Dumbría). Playa con bandera azul, de aguas cristalinas y tranquilas. Arena fina. Con todos los servicios y además prolífico en iniciativas de ocio y deportivas. Es un arenal abrigado, con paseo, y a escasa distancia de dos puntos a visitar necesariamente: la cascada y el mirador de O Ézaro.

Laxe. Es la playa urbana del municipio, pero lo suficientemente grande como para hallar espacios con unas y otras condiciones. Zona verde cercana, con merenderos, además de un largo paseo marítimo para recorrer la localidad. Todos los servicios cerca. Este año recupera bandera azul.

As Salseiras (A Laracha). Caión tiene una playa que son al menos cuatro: As Salseiras (la más grande), Caracoleiro, Cárcere Vello y Arnela. Los pequeños tienen sus zonas favoritas. La marea permite ver aparecer y desaparecer estos arenales. As Salseiras tiene bandera azul. Largo paseo (Sendeiro Azul) y servicios.

Otros rincones que también merecen una visita

Aunque quizás con menos facilidades para el aparcamiento, como es el caso de Beo (Malpica) o Rebordelo (Cabana), también estos dos puntos se prestan para mojar los pies, dar paseos y tomar un avituallamiento. Seiruga, asimismo en Malpica, tiene rincones muy apetecibles para los niños, con patos, garzas o nutrias en el Humedal Xuncal do Martelo.

Votación
0 votos
Comentarios

Diez playas de la Costa da Morte para disfrutar en familia