Cruceros: un viaje para hacer al menos una vez en la vida

Este formato de disfrute vacacional cuenta con muchos adeptos por todas las ventajas que tiene. Si estabas pensando en hacerlo, te acabaremos de convencer con este artículo


Realizar un viaje de varios días por diferentes ciudades y países y mantener la misma habitación desde el primer hasta el último día solo es posible hacerlo en un crucero. Teniendo en cuenta que la crisis del coronavirus que afecta a toda la población mundial va a modificar nuestros hábitos en muchos aspectos y, cómo no, también a la hora de viajar, es muy probable que cuando recuperemos la normalidad -o, mejor dicho, la nueva normalidad que nos espera a partir de ahora-, tengamos que escatimar en desplazamientos o limitar el número de viajes que haremos a lo largo del año. Al menos, así tendrá que ser al comienzo de la nueva etapa postcoronavirus que aún está por llegar.

Quizás no sea este verano 2020 cuando disfrutemos de una estancia en un resort de lujo, en un apartamento a pie de playa o en un crucero recorriendo las Islas Griegas, Croacia y el norte de Italia. Pero lo que sí está claro es que en 2021 tendremos más ganas de viajar que nunca, entendiendo “viajar” como un término que abarca desde una escapada de fin de semana al pueblo de al lado como una aventura de largo recorrido a los Antípodas de nuestro país de origen.

Dicho esto y poniendo el foco a varios meses vista, escoger un crucero para disfrutar de unos días de asueto se presenta como una opción muy recomendable. Nos permite conocer varios lugares en un puñado de días y evitar el engorro de tener que andar haciendo y deshaciendo maletas para trasladarse de un hotel a otro entre ciudades. Hace varios años, cuando empezaron a comercializarse cruceros como algo novedoso, se trataba de un viaje no apto para todos los bolsillos. Sin embargo, últimamente, han experimentado unas bajadas espectaculares en sus precios, lo que ha permitido democratizar el turismo de cruceros, si bien es cierto que para un mismo recorrido existen diferentes paquetes en función del tipo de camarote contratado, el tipo de servicios incluidos, tipos de dietas, etc.

Hay agencias de viajes especializadas en cruceros como crucerosplus.com que asesoran a todo aquel interesado en realizar este tipo de experiencia vacacional para que puedan hacer un crucero adaptado plenamente a las necesidades de cada viajero y sin gastar un euro de más. A las ventajas ya mencionadas de poder conocer varias ciudades en poco tiempo y el ahorro en reservas de hotel puesto que alojamiento y transporte lo forman el crucero en sí mismo, es importante también mencionar la oferta de ocio que existe. Al igual que en un resort de playa, en un crucero hay espectáculos diarios, animación, actividades deportivas, piscinas, tiendas, teatros, casinos, áreas recreativas y un sinfín de posibilidades de ocio para que el entretenimiento no falte a bordo.

Y aquí tenemos otra gran ventaja: mientras que en un viaje tradicional invertiríamos cierto tiempo en desplazarnos por carretera, en tren o en avión, en un crucero ese tiempo se aprovecha en ocio dentro de la propia nave, evadiéndonos de trayectos engorrosos o incómodos como puede ser habitual en otros medios de transporte.

Visitas a ciudades

Prácticamente a diario el crucero atraca cada mañana en una ciudad distinta para que los pasajeros tengan la oportunidad de conocerla después de haber viajado durante la noche. El único inconveniente es la limitación de tiempo, ya que en algunas escalas se dispone de pocas horas para poder visitar todos los puntos emblemáticos que les gustaría. Esto varía en función de la ciudad a visitar, por lo que en algunos casos conviene contratar las excursiones guiadas que ofrecen en el crucero y en otros casos es preferible visitarla a nuestro aire si sabemos claramente la ruta a seguir antes de que el crucero zarpe de nuevo.

Comidas y bebidas

Muchos paquetes ofrecen el “todo incluido”, que incluye todas las comidas a lo largo del día. Es importante consultar las condiciones ya que también hay paquetes para incluir la bebida, por lo que cada viajero puede valorar qué opción le conviene más. Claro está que estas opciones de “todo incluido” en las comidas no contemplan los almuerzos que se realicen fuera del barco cuando se realizan las excursiones o visitas a las ciudades.

Para los niños, un crucero es prácticamente un parque de atracciones en movimiento. Disfrutan de un paisaje único rodeado de mar y tienen a su disposición un montón de actividades de entretenimiento en un espacio concreto pero amplísimo. Para sus padres, es ideal para tenerlos controlados y poder descubrir nuevos lugares sin cambiar de aojamiento ni un solo día. Además, en la mayoría de cruceros, los niños viajan gratis. ¡Imposible encontrar desventajas!

Votación
1 votos
Comentarios

Cruceros: un viaje para hacer al menos una vez en la vida