Estas son las paradas que no puedes dejar de hacer si vas de ruta por las Rías Altas

Recorrerás el punto más septentrional de la Península, un santuario con mucha magia o faros de ensueño. Así es el recorrido de Estaca de Bares a Cedeira, ¿arrancamos?


¿Te gusta conducir? Puede que de primeras nos suene al eslogan de una conocida marca de coches, pero hoy venimos a hablaros de una ruta que, siendo o no gallego, toda persona debería recorrer. Si no dispones de transporte propio en Galicia, la idea de alquilar coche es la más recomendable para poder descubrir esos rincones en los que la esencia es caminar pero a los que hay que llegar en vehículo motorizado.

Aunque lo primero que nos venga a la cabeza sea consultar un coche en una de las típicas compañías de alquiler, también hay plataformas como Drivy que ponen en contacto a particulares para disponer de un turismo sin las complicaciones habituales de las empresas tradicionales del sector y, además, más económica. Una vez equipados con el vehículo, toca poner primera y arrancar para descubrir este emblemático recorrido por la costas de las Rías Altas en uno o dos días.

Estaca de Bares

Como suele gustar empezar a lo grande, ¿qué tal hacerlo por el punto más septentrional de nuestro país? Para llegar al Cabo de Estaca de Bares hay que pasar por O Barqueiro (Mañón) y de ahí recorrer siete kilómetros de carretera. Este lugar, declarado Sitio Natural de Interés Nacional en la II República es la división geográfica entre el océano Atlántico y el mar Cantábrico.

Tras la visita, si sigues la carretera que continúa frente al aparcamiento llegarás a una antigua base militar americana y, más adelante, te toparás con una importante estación ornitológica desde la cual se pueden divisar más de cien mil aves migratorias que pasan por ese punto a lo largo del año. La mejor época para avistarlos es entre finales de veranos y las primeras semanas del otoño.

El banco más bonito del mundo

Salió en decenas de medios de televisión y hasta se hicieron virales fotos de las colas que había para sacarse una foto sentado en él, pero la verdad es que el banco más bonito del mundo, situado en el Mirador de Coitelo, tiene unas vistas impresionantes desde las que merece la pena apreciar el paisaje. Para llegar a él hay que dirigirse a Loiba, muy cerca de Ortigueira.

Porto de Espasante

Las playas de A Concha, San Antonio y Eirón son los tres arenales principales que hay en O Porto de Espasante. Para hacer una visita completa a este lugar, también es recomendable visitar el Castro de Punta dos Prados y la Garita de Vela, un entorno natural inigualable.

Cariño

En este pueblo lleno de afecto es un auténtico paraíso geológico debido al sistema montañoso que cae hacia el mar en forma de pronunciados acantilados dando lugar a una de las zonas costeras más espectaculares del litoral de Galicia. Desde Cariño es fácil llegar a Cabo Ortegal, una península montañosa donde reina un precioso faro en servicio desde 1983. Desde allí se pueden observar las piedras de Os Aguillóns donde se recogen los mejores percebes de Galicia.

San Andrés de Teixido

Como dice el dicho, “o que non vai de morto, vai de vivo”. San Andrés de Teixido es uno de los puntos más mágicos de Galicia. A su santuario se peregrina de forma habitual y protagoniza varias leyenda. Paradas obligadas: la fuente del santo, hacerse con un ramillete de herba de namorar y llevarse uno de los famosos amuletos elaborados con miga de pan también conocidos como sanandresiños.

Cedeira

Última parada, ideal para darse un homenaje gastronómico tras la ruta tan completa que habrás disfrutado. Si te animas a hacerla pronto, podrás acabar allí este sábado 3 de agosto y unirte a la celebración de la Festa do Percebe de Cedeira, donde también reinan las ostras, el pulpo y otros manjares.

Votación
0 votos
Comentarios

Estas son las paradas que no puedes dejar de hacer si vas de ruta por las Rías Altas