Una isla en el corazón de Galicia

En Outeiro de Rei, tras cruzar el puente de Piago, el río Miño se abre en dos para ofrecer al visitante una isla con senderos de dos kilómetros de perímetro, a la que se puede acceder a través de un puente colgante

Isla de Seivane (Outeiro de Rei)
Isla de Seivane (Outeiro de Rei)

El Miño se hace hombre a su paso por Outeiro de Rei, tras recibir la generosa contribución del río Ladra, afluente que a su vez fue recogiendo todo el agua proveniente de las sierras de A Loba, A Cova da Serpe o de O Faro. Es precisamente en este punto, pocos kilómetros después de la fusión, cuando el río se parte en dos formando una serie de islas idílicas que reciben el nombre de Illas do Miño, y que forman parte del lugar de importancia comunitaria Parga, Ladra y Támoga y de la reserva de la biosfera Terras do Miño. La más grande es la de San, pero también destacan las de Trabanca y Santa Mariña.

Junto a ellas, en la parroquia de San Xoán de Parada, se encuentra la isla de Seivane, a la que puede accederse a través de un puente colgante que abre las puertas de un paraíso casi virginal. Un refugio de pescadores y un pequeño merendero dan la bienvenida al visitante, que podrá bordear la isla a través de un sendero que se cuela entre robles, acebos, frenos y abedules.

Isla de Seivane (Outeiro de Rei)
Isla de Seivane (Outeiro de Rei)

La isla de Seivane se sitúa entre las aldeas de Ombreiro y Piago. Dos lugares del concello de Outeiro de Rei que pueden unirse a través de sendas que recorren ambos lados del Miño. Este recorrido circular, que no llega a los 10 kilómetros, no está homologado, por lo que carece de señalización, pero es de fácil realización, ya que transcurre casi por completo al lado del río, a excepción de la salida de Ombreiro, hasta cruzar el Narla. En la otra orilla, la senda pasa justo por delante del parque zoológico de Marcelle, un complemento ideal para poner la guinda a esta excursión.

Los menos andarines pueden aparcar el coche en el puente de Piago (no hay mucho sitio) y caminar por una pista en buen estado durante 700 metros hasta alcanzar el puente colgante. La isla de Seivane también puede recorrerse casi en su totalidad. Son dos kilómetros de perímetro, que permiten al excursionista aislarse de la civilización casi por completo, ya que a esa altura el río Miño está rodeado de montes. Además, en verano, son muchos los que aprovechan la visita para bañarse.

Isla de Seivane (Outeiro de Rei)
Isla de Seivane (Outeiro de Rei)

Acceso

Desde el puente de Piago a la isla hay que recorrer unos 700 metros.

Senderismo

Desde Piago a Ombreiro puede bordearse el Miño en una ruta de 10 kilómetros que pasa por Marcelle.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at viajes.lavozdegalicia.es Port 80
Comentarios

Una isla en el corazón de Galicia