Los palistas gallegos no paran de colgarse medallas en los grandes campeonatos, pero el bum del piragüismo en Galicia no se reduce únicamente al apartado profesional. Las rutas de kayak se han convertido en una alternativa imprescindible durante el verano y a la que cada vez se enganchan más aventureros.

«Nos lo pasamos muy bien, Dos veces al años nos reunimos todos los primos y esta vez decidimos alquilar cinco kayaks. El agua estaba tranquila y a buena temperatura. Fue económico y muy divertido, ahora queremos repetir en O Ézaro», cuenta Fran Cañotas, que gozó a lo grande en el embalse de Belesar, donde la firma Aventur arrienda sus embarcaciones. Y sin salirse de la provincia lucense, pero mucho más al norte, Maremasma ofrece hasta cuatro rutas diferentes por la ría de Foz. «Dependemos del tiempo, por eso en agosto hemos notado un aumento importante de usuarios», cuenta Carlos Gil, CEO de la compañía. Su ruta estrella es la que va por el mar bordeando las playas de A Rapadoira y Llas, así como los acantilados de A Soalta y Ollo do Mar. Además, la combinan también con esnórquel, algo habitual en esta vorágine de multiaventura.

Y como hay cada vez más posibilidades, las empresas buscan diferenciarse. Así, desde hace cuatro años, también existe la opción de hacer el Camino de Santiago en kayak. «Este verano hemos tenido gente de todo el mundo... Queremos que sientan la misma esencia que con el Camino normal», explica Carlos López, uno de sus responsables. Cada semana sale un grupo de la playa de Area Grande, en San Vicente do Grove, y recorre 77 kilómetros en kayak y 25 andando, durante 5 días, para llegar hasta la catedral. Son, por lo tanto, peregrinos y sellan la Traslatio, que les acredita el Camino Xacobeo marítimo-fluvial. Pasa por la ría de Arousa y el río Ulla antes de llegar a Padrón, donde se parte, pala en mano, hacia el Obradoiro.

Otro lugar con demanda es el río Sil, donde VíaNova Aventura propone tres rutas diferentes: Sobradelo-O Barco, Viloira-Vilamartín y Serra da Lastra. «Incidimos mucho en el apartado pedagógico, con un pequeño curso de formación antes de salir al agua, y en la seguridad», resalta Iván Valle, «muy satisfecho» con cómo está yendo el verano.

Mientras, también triunfa el río Eume. En el embalse, Fragas do Eume Kaiak, empresa que trabaja en la zona, defiende que el entorno es «espectacular» y puede recorrerlo «cualquier perfil de usuario». Esta misma tarde tienen preparada una nueva salida al atardecer. Y ya en el estuario del río, en el Cabanas KDM han notado un aumento de las solicitudes. El club, además de guiar las rutas «por demanda», da siempre una charla sobre los parajes que recorren, lo que da más valor al periplo. Las Rías Baixas, el Miño o la Costa da Morte son también espacios en los que las salidas en kayak son habituales.

Votación
5 votos
Comentarios

El piragüismo de ocio también es de oro