Estos puentes están colgados en las redes

Son imprescindibles para cruzar el río, pero también para una foto. ¿Con cuál te quedas?

El acceso a la Insua de Seivane, en el Miño, es un puente colgante
El acceso a la Insua de Seivane, en el Miño, es un puente colgante

Los puentes colgantes existen desde hace décadas, pero no hay duda de que las redes sociales les han dado un impulso. Sobre todo, Instagram, donde, sea verano o invierno, se reproducen como esporas. En Galicia hay al menos ocho que se pueden visitar y cruzar. Y lo cierto es que cuesta mucho quedarse con alguno. Por eso, lo mejor es visitarlos todos y, por qué no, darse un paseo por su entorno, donde el verde predomina y el sonido del agua hace desconectar.

Al río Miño, a la altura de Martul (Outeiro de Rei), lo cruza el puente colgante de Parada, que da acceso a la espectacular Insua de Seivane, una especie de isla donde existe una pequeña área de recreo con merendero, así como varios senderos y estanques en los que darse un baño. Es, por lo tanto, perfecto para ir en familia. Y sin salir de las aguas del Miño está la estructura peatonal ubicada en Lugo, a la altura del Fluvial, donde hay numerosos candados con mensajes.

Fragas do Eume
Fragas do Eume
En la pasarela peatonal del Miño es una tradición colgar candados con mensajes
En la pasarela peatonal del Miño es una tradición colgar candados con mensajes

Otro de los puentes que más se han visto en las redes este verano ha sido el de las Fragas do Eume, donde realmente hay dos cruzando el río. Al parque se accede fácilmente desde Pontedeume y es perfecto para un día de senderismo.

Es muy lucido asimismo el del área de recreo de O Xirimbao, sobre el río Ulla, que une las provincias de A Coruña y Pontevedra. Con 80 metros de longitud, es de los más largos. Se accede desde Teo y se dirige a A Estrada, en cuyo margen hay otro lugar de descanso. Asimismo, hay uno en Noia, sobre el río Tambre, al lado de la central hidroeléctrica, una de las pocas que siguen en funcionamiento. La zona, en la parroquia de Roo, es a la vez área de recreo.

En el área de recreo de O Xirimbao el puente tiene 80 metros de largo
En el área de recreo de O Xirimbao el puente tiene 80 metros de largo

El viaje no se acaba aquí. En Cotobade existe uno de 30 metros de largo muy cerca de la playa fluvial de Calvelo. El lugar es mágico, por lo apartado que está de cualquier bullicio. Atraviesa el angosto valle del Lérez y debajo hay un molino de agua.

El de Calvelo, en el valle del Lérez, es uno de los más alejados del bullicio
El de Calvelo, en el valle del Lérez, es uno de los más alejados del bullicio

Y otro en un lugar idílico es el que está cerca del castillo de Soutomaior, que fue rehabilitado hace poco. Este, ubicado en la confluencia de los ríos Verdugo y Oitavén, también tiene el atractivo de tener cerca una playa fluvial, perfecta para un día en la naturaleza. Asimismo, hay uno en O Rosal, sobre el río Tamuxe, pero está cerrado al paso por el mal estado.

Izq. Puente colgante sobre el río Avia
Drch. Soutomaior
Izq. Puente colgante sobre el río Avia Drch. Soutomaior RÍAS BAIXAS

Por último, hay una alternativa en la provincia de Ourense, en el municipio de Leiro. Está situado en el entorno del Avia, el río que atraviesa. Está muy cerca el puente medieval de San Clodio, así como el monasterio que lleva el mismo nombre, en un recorrido por el pasado de la zona.

Como se puede ver, los puentes, además de ser perfectos para las redes sociales, sirven de excusa para un plan en la naturaleza.

Votación
11 votos
Comentarios

Estos puentes están colgados en las redes