Una de las peores pesadillas de los automovilistas es encontrarse en el buzón una multa por velocidad. Aunque cumplamos con esmero las normas de circulación, siempre pueden darse circunstancias imprevistas que nos expongan a una sanción: despistes, no advertir la señal con el límite de velocidad, cambios en las características de cada vía, etc.

La mejor manera de evitar una multa es cumplir con escrúpulo el reglamento de circulación, pero también podemos poner en práctica algunos trucos que nos ayuden a evitar sustos. Si, pese a todas las precauciones, la sanción finalmente se produce, lo mejor es disponer de un seguro de automóvil que incluya protección jurídica con defensa contra multas. Para ayudarnos a decidir, podemos recurrir a un comparador de seguros de coche, una herramienta muy útil para obtener información detallada sobre las compañías y sus diferentes coberturas.

La regla del 7

Se basa en el margen de error con que trabajan los cinemómetros, pieza clave en el funcionamiento de los radares de velocidad. Los aparatos no son exactos, sino que pueden errar en los cálculos. El margen de error estimado se sitúa entre un 3% y un 7%, en función de la antigüedad de cada modelo, y es tenido en cuenta por la DGT a la hora de establecer sanciones.

¿Por qué nos interesa la regla del 7? Supongamos que circulamos por una vía con un límite de velocidad de 120 km por hora. Teniendo en cuenta el margen de error de los cinemómetros, el radar no saltará hasta que superemos en un 7% ese límite, es decir, quedaría fijado en 128,4 km/h.

Cuando el límite de velocidad está por debajo de 100 km/hora, no se aplica un porcentaje, sino que debemos sumar un 7 directamente. Así, si circulamos por una carretera con límite de 40, el máximo real para evitar una sanción sería circular a 47 km/hora.

La regla no se aplica en los denominados tramos de velocidad controlada. En esos tramos no hay radares, sino aparatos que registran la hora de entrada y salida del vehículo en una zona concreta. Si el coche sale del tramo antes de lo debería de acuerdo a la velocidad autorizada, significará que ha corrido más de lo permitido y podría ser objeto de sanción.

Velocidad Máxima
Velocidad Máxima

Avisadores de radares

Son dispositivos GPS que incluyen en un interior una base de datos con la ubicación de los radares fijos. Cuando el vehículo se aproxima a uno de esos radares, emite una señal de aviso para que el conductor reduzca velocidad. Son aparatos perfectamente legales y se pueden actualizar para localizar posibles cambios en la situación de los controles. Existen versiones para móvil, gratuitas y de pago.

Hay que diferenciar entre los avisadores de radares y los inhibidores. Los avisadores simplemente alertan de la proximidad de un radar, mientras que los inhibidores emiten una señal de interferencia. Estos últimos dispositivos son ilegales, ya que se consideran incompatibles con la normativa de seguridad vial.

Parquímetros

Junto a las multas por velocidad, las sanciones por extralimitar el tiempo de parquímetro son las más habituales entre los conductores. Si esto sucede, podemos abonar tres euros y anular la supuesta multa o bien esperar que llegue la sanción y recurrirla después. Los especialistas siempre recomiendan recurrir.  La mayor parte de multas recurridas son eliminadas o bien acaban prescribiendo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.