La ruta de peregrinación a Santiago de Compostela conocida como Camino Inglés se inicia en Ferrol, aunque también existe una variante desde A Coruña, llamada Camino del Faro. Lo cierto es que, entre ambas, solo se puede adquirir la compostela con la ferrolana, que ronda los 120 kilómetros, pues resulta necesario superar el centenar a pie para conseguirla, y desde A Coruña cuenta con poco más de 70 kilómetros. Ambos trayectos confluyen en la aldea de Bruma.

Reservamos el Camino del Faro para otro día y nos ocupamos del Camino Inglés con el punto de partida en Ferrol, para descubrir cuáles son los mejores restaurantes para disfrutar de la mejor comida en nuestra ruta.

De Ferrol a Neda

Puerto de Ferrol
Fuente: Wikimedia/carrodeguas CC BY-SA 3.0

En el muelle de Curuxeiras comienza el Camino Inglés, y ya en su inicio, al subir por la calle San Francisco, nos encontramos en el mismo tramo tres de los mejores establecimientos de esta etapa. Podrás elegir según tus gustos y las posibilidades de tu bolsillo cualquiera de ellos, y con seguridad saldrás satisfecho.

O Camiño do Inglés (San Francisco, 17) es toda una referencia gastronómica en la localidad, parada obligada para los paladares más exquisitos; Frank (San Francisco, 42-44) es un local acogedor, con excelente cocina contemporánea y unos precios más asequibles que lo convierten en un acierto seguro; y O Bacoriño (San Francisco, 28) es un clásico mesón típico gallego, de sabrosa cocina tradicional, para los peregrinos que prefieran simplemente picar algo antes de seguir la ruta.

De Neda a Pontedeume

Pontedeume
Fuente: Wikimedia/Mussklprozz CC BY-SA 4.0

Después de dejar atrás Ferrol, el Camino Inglés recorre Neda, Fene y Pontedeume. En esta última, la hermosa villa de los Andrade, puedes degustar alguna tapa para retomar fuerzas en uno de los locales más míticos: A Batea (Plaza de la Angustia, 13), cuya especialidad son los mariscos y los productos del mar. Otra buena opción es Os Cen Pasos (Travesía Doctor Villanueva, 22), donde podrás disfrutar de comida española de calidad y a buen precio.

De Pontedeume a Betanzos

Miño
Fuente: Wikimedia/Luis Miguel Bugallo Sánchez CC BY-SA 3.0

Dejamos atrás Pontedeume para alcanzar la pequeña localidad de Miño, donde hay una buena opción para comer en la ruta del Camino Inglés: el Mesón Vidal (Camino Real, 21). Con buena relación calidad precio, podrás degustar cocina gallega con buenos productos y descansar un rato antes de seguir hacia la siguiente parada: Betanzos.

De Betanzos a Sigüeiro

Betanzos
Fuente: Wikimedia/Basilio

Cuando pasa por Betanzos, conocida como la Ciudad de los Caballeros, el peregrino tiene numerosas opciones para detenerse en sus locales y probar la tortilla que ha hecho famosa a esta localidad. El Mesón O Pote (Travesía do Progreso, 9) es uno de los mejores para degustarla, así como la Taberna 1931 (Travesía Progreso, 6). Además, si lo que se busca es un restaurante, vale la pena destacar el Restaurante Alameda Piccola (Avda. Linares Rivas, 14), con comida italiana de calidad y a buen precio, para los que deseen otra variedad en el camino.

De Sigüeiro a Santiago

Sigüeiro
Fuente: Flickr/Miguel Edreira (CC BY-NC-SA 2.0)

Para disfrutar la última cena en Sigüeiro, antes de llegar a Santiago en la etapa final del Camino Inglés, lo más recomendable es detenerse en el Café Restaurante Mirás (Avda. de Compostela, 16). Con una carta variada, menús económicos, buenas tapas y un servicio excelente, este lugar es parada obligada para casi todos los peregrinos, que terminan alegrándose ante su descubrimiento.

Santiago de Compostela

Restaurante A Maceta (Santiago de Compostela)
Fuente: amaceta.com

Y llegados a destino, los lugares donde disfrutar de una buena comida son muchos. Si para finalizar en un sitio especial el Camino Francés os recomendábamos O Sendeiro y A Horta d’Obradoiro, esta vez aprovechamos para hacer lo propio con dos ubicados en la calle San Pedro. El Restaurante A Maceta, con sus distintos ambientes en el que es imposible que no encuentres un rincón a tu gusto para degustar su increíble menú o las variedades de su carta a un estupendo precio; y el Restaurante A Moa, con carta, menú del día y tapas, en un jardín en el que merece la pena detenerse. Poner un broche de oro al final del Camino siempre es fácil en Santiago de Compostela.

Compartir
Artículo anteriorGuía útil para saber qué ver en Pontevedra
Artículo siguienteViajes baratos desde Vigo para este agosto
Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here