Dijo Antoine de Saint Exupéry en su clásica obra El Principito que lo que embellece al desierto es que esconde en alguna parte un pozo de agua. Tal vez ese no sea el único motivo por el que la majestuosidad de la naturaleza nos sorprende en cualquier rincón del mundo formado por tales parajes, pero sí es uno de los más importantes.

Lagunas en medio del desierto, inesperadas vegetaciones, dunas interminables y el silencio del camino hasta llegar a ellas nos esperan en el recorrido de hoy para conocer nuestra particular selección de los diez oasis más bellos del planeta.

1Lago de la Luna Creciente

Fuente: Pixabay

El oasis y el lago de la Luna Creciente o Crescent Lake es una de esas maravillas que se localizan en China. Se encuentra a unos 6 kilómetros al sur de la ciudad de Dunhuang, y está formado por un manantial que crea este idílico paraje en el desierto del Gobi.

Anterior
Compartir
Artículo anteriorQué ver en Santiago de Compostela
Artículo siguienteDiez rincones para conocer el Cantábrico
Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here