Cuando se menciona la idea de conocer camposantos, muchos recelan de tales visitas y otros tantos aseguran que jamás harían turismo en ellos. No obstante, entre sus muros se guarda gran parte de nuestra historia, además de incontables obras de arte que decoran tumbas y mausoleos; así que ignorarlos es olvidar tanto la una como las otras.

De tal forma, atravesar la puerta de estos lugares con el máximo de los respetos, para reflexionar, conocer y apreciar todo el pasado histórico y artístico, en gran parte decimonónico, supone una experiencia única. Si eres de los que ya acude a ellos o de los reticentes que, tal vez, se lo piense dos veces, te recomendamos los cementerios más bonitos del mundo.

1El cementerio de Comillas

Fuente: Wikimedia/De P. B. Obregón [GFDL]


En 1893, el antiguo cementerio de Comillas (Cantabria), situado en un promontorio frente al mar, fue ampliado por el arquitecto modernista Lluís Domènech i Montaner. Aquella reforma dio lugar al que, en la actualidad, es uno de los cementerios más hermosos de España. Su fachada, declarada Bien de Interés Cultural en 1983, y las obras que alberga del escultor  Josep Llimona, lo convierten en un lugar único, custodiado por El Ángel Exterminador, obra de este último.

Anterior
Compartir
Artículo anteriorLos mejores restaurantes del Camino de Santiago
Artículo siguienteQué ver en Betanzos, la Ciudad de los Caballeros

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

1 Comentario

  1. […] Camille narró sus experiencias deportivas en diversos artículos publicados en las revistas francesas, así como algunos de temática de viajes, donde contaba sus propias experiencias. La vida de la viuda, no obstante, no fue un camino de rosas. En 1910, su hija intentó matarla. Contrató a unos matones para que asaltaran su casa, la asesinaran y ella quedarse así con su herencia, pero estos  huyeron cuando Camille los enfrentó. Sin embargo, después de aquel acto de arrojo, se alejó un poco más del mundo y se volcó en el cuidado de los animales. Falleció en 1942 y sus restos reposan en el famoso cementerio Pére-Lachaise de París. […]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here