Seis lagos gallegos de leyenda

Muchas localidades gallegas cuentan con su propia leyenda sobre ciudades sumergidas. Rescatamos para vosotros seis de esos lagos en los que, aparte de gozar de su entorno, podremos echar a volar la imaginación con sus historias.


Galicia cuenta con infinidad de espacios naturales donde disfrutar de nuestro tiempo de ocio, ya sea para descansar, practicar senderismo, pescar o dedicarse a la observación de aves, entre muchas otras actividades. Dentro de esos lugares, destacan numerosos lagos y lagunas, protegidas con calificación de Lugar de Importancia Comunitaria (LIC), Zonas Especiales de Conservación (ZEC) y Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA). La mayoría de tales entornos posee su propia historia legendaria.

Pareciera que en tierra gallega no hubiera un solo rincón que no contara con su leyenda sobre una ciudad sumergida. Rescatamos para vosotros seis de sus lagos en los que, aparte de gozar de su entorno, podremos echar a volar la imaginación con todas ellas.

1 Laguna de Antela

La laguna de Antela era una de las más importantes de la península ibérica. Medía 7 kilómetros de largo y 6 kilómetros de ancho, pero fue desecada en la década de 1950; aunque se ha ido intentando recuperar su entorno, formando ahora pequeñas lagunas.

Dice la leyenda que bajo sus aguas se encontraba la ciudad de Antioquía, objeto de un castigo divino, porque sus gentes adoraban a un gallo. Se cuenta que Jesús recorrió la ciudad vestido de mendigo para salvar sus almas, pero todos le rechazaron, así que fue inundada. La única mujer que se salvó fue una viejecita que le cobijó y le dio de comer. Pero esta leyenda cristiana no es la única. Otra dice que los mosquitos y demás insectos del lugar son las figuras encantadas del rey Arturo y sus caballeros.

2 Laguna de Doniños

En el municipio de Ferrol, tras el cordón dunar de una de las playas más frecuentadas por los amantes del surf, se encuentra la laguna de Doniños. Incluida en la Red Natura 2000, destacan sus nenúfares, los carrizos, los juncos, los sauces y los alisos. Cuenta con un observatorio para aves en uno de sus laterales, desde el que podemos observar pochas, garzas, porrones, cercetas, pollas de agua, somormujos, etc.

Según la tradición aquí se ubicaba una ciudad poblada por malvados y crueles vecinos que fue arrasada por una enorme ola como castigo. Dos niños fueron los únicos supervivientes, salvados gracias al perdón divino, dentro de una canasta de juncos. De ahí vendría su nombre. Aunque en realidad, ajena a la leyenda, se cree que el mismo procede de la tribu celta Dummios, asentada en esta zona. En un castro cercano a la laguna se encontraron algunas joyas y atributos celtas que respaldan esta teoría, aunque bien es cierto que también existen otras.

3 Laguna de Cospeito

Ubicada en un territorio declarado Reserva da Biosfera Terras do Miño por la Unesco, a 25 kilómetros de Lugo, se encuentra la laguna de Cospeito. Este humedal forma parte del LIC Parga-Ladra-Támoga, y fue catalogado por la Xunta de Galicia como Espacio Natural en Régimen de Protección General. En ella es posible avistar avefrías, patos cuchara, ánades reales, garzas, sisones, tritones y salamandras, entre otros seres vivos.

Cuenta la leyenda que aquí se encontraba la ciudad de Valverde. Un día pasó un mendigo y pidió cobijo. Nadie se apiadó de él, salvo una familia pobre, en la ladera del monte, que le acogió en su casa y sacrificó a su última ternera para darle de comer. A la mañana siguiente, el visitante partió y la familia descubrió la ciudad anegada por las aguas y su establo lleno de ganado. Dicen que en época de sequía pueden verse las chimeneas de las casas asomar sobre sus aguas, y que incluso se escuchan las antiguas campanas de la villa de Valverde.

4 Laguna da Serpe

La laguna da Serpe se encuentra en Pena Trevinca, a 1.697 metros de altitud, en el ayuntamiento de A Veiga (Ourense). Aquí podemos realizar una estupenda ruta de senderismo que nos permitirá disfrutar del llamado techo de Galicia.

Dice la leyenda que cada noche de San Juan aparece una princesa de negros cabellos, sentada sobre una piedra en las orillas de esta laguna glaciar. Por culpa de una maldición, el resto del año vive en sus aguas convertida en serpiente. Solo un joven valiente y aguerrido podrá romper el maleficio.

5 Laguna de Traba

La laguna de Traba, en Laxe (A Coruña), rodeada de un cañaveral, forma un espacio natural de gran interés ecológico, de manera que posee varios observatorios ornitológicos. Cuenta la leyenda que bajo sus aguas se encuentra la villa de Valverde, inundada por castigo divino al haberse negado sus habitantes a escuchar las palabras del apóstol Santiago. Curiosamente, Valverde es el nombre que también tiene la aldea inundada de la leyenda de la laguna de Cospeito (Lugo).

6 Laguna de Louro

Cerrada al mar por las dunas de la playa de Louro, en Muros, se encuentra la laguna das Xarfas, también conocida como laguna de Louro o del monte Louro. Dice la tradición que tiempo atrás hubo aquí una ciudad, hasta que un día, a medianoche, mientras sus habitantes dormían, el mar subió, traspasó las dunas y anegó la villa. Y que cada noche de San Juan es posible escuchar los gritos de las gentes y los animales ahogados, al tiempo que las campanas de la iglesia repican.

Viajando a cualquiera de estas aguas, tal vez, algún día, resolvamos alguno de sus misterios.

Votación
0 votos
Comentarios

Seis lagos gallegos de leyenda