Una de las rías más hermosas de Galicia es la de Muros y Noia, dos lugares que merece la pena visitar y cuyo entorno está lleno de paisajes naturales perfectos para el senderismo, las jornadas de playa y las actividades náuticas.

Hoy nos centramos en una de ellas, por lo que te ofrecemos esta guía rápida para conocer Noia, una histórica localidad coruñesa situada en la desembocadura del río Tambre, junto a las sierras de Barbanza y de Outes.

Iglesia de San Martiño

Iglesia de San Martiño (Noia)
Fuente: Flickr/Javier Pais (CC BY 2.0)

Un buen lugar para empezar un recorrido que nos permita ver lo más destacado de la villa gótica de Noia es la iglesia fortaleza de San Martiño (San Martín), declarada Monumento Nacional en 1931. Destaca su su monumental fachada, con los doce apóstoles y la Anunciación con 16 ángeles, así como el misterio de su torre inconclusa y un hermoso rosetón.

Frente al templo se alza el Palacio de O Tapal o de Os Churruchaos, del siglo XV, además de un cruceiro gótico. En el entorno también se localiza la medieval Casa da Xouba (Plaza de la Constitución, s/n).

Pazo Dacosta o Casa de Rivas

Tasta Típica en Pazo Dacosta
Fuente: Wikimedia/By Luis Miguel Bugallo Sánchez CC BY-SA 3.0

Construido en 1339, el Pazo Dacosta, también conocido como Casa de Rivas (Cantón, 15), es un pazo urbano de cuatro alturas con arcos góticos en su fachada, escudos, balcones y una cornisa en la que destacan tres gárgolas. Fue mandado construir por Vasco de Costa y es otra de las joyas arquitectónicas de la villa. Un poco más adelante, se halla la Casa do Rosa (Plazuela Condesa s/n).

Iglesia de San Francisco

Iglesia de San Francisco (Noia)
Fuente: Flickr/José Luis Cernadas Iglesias (CC BY 2.0)

Si nos encaminamos hacia la Alameda de Noia, podremos ver el Instituto Virxe do Mar (Rúa Rosalía de Castro) y el Pazo de Varela Radío (Rúa Dos Besteiros, s/n). El lugar cerca del cual se ubican, junto con los jardines Felipe de Castro, constituyen la gran zona verde de la localidad.

Justo enfrente de ellos, se localiza la Casa do Concello (Rúa Rosalía de Castro, 2), que fue construida en parte de lo que era el convento de San Francisco, por lo que cuenta con un interesante claustro. A su lado, se alza la iglesia de San Francisco, del siglo XVI y estilo gótico renacentista.

Pazo do Forno do Rato

Pazo do Forno do Rato (Noia)
Fuente: Flickr/José Luis Cernadas Iglesias (CC BY 2.0)

Desde la iglesia de San Francisco podemos encaminar nuestros pasos hacia A Porta da Vila para adentrarnos de nuevo en el casco histórico. En este entorno encontraremos el Edificio Casino (Rúa Galicia, s/n) y más adelante la Casa Varela. Si seguimos avanzando podremos llegar a la dieciochesca Casa do Senra (Rúa Ferreiro, 18), con un escudo de armas en su fachada y dos gárgolas de piedra, y al Pazo da rúa do Forno do Rato, un edificio del siglo XV, declarado Monumento Nacional en 1981.

Rúa Curro

Teatro de Noia
Fuente: Wikimedia/By Xosema CC BY-SA 4.0

En la Rúa Curro, hay dos edificios de destacado interés. El primero de ellos es el Hospital de Adentro, llamado así porque de los hospitales que había en la villa a principios del siglo XIV, era el que se encontraba en la zona de dentro de las murallas. Servía para acoger a los peregrinos que marchaban de peregrinación a Santiago de Compostela o bien a aquellos que se dirigían a Finisterre. Un poco más adelante, se sitúa el Coliseo Noela, un edificio modernista que alberga el teatro de Noia.

Iglesia de Santa María A Nova

Iglesia de Santa María A Nova (Noia)
Fuente: Wikipedia/Luis Miguel Bugallo Sánchez (CC BY-SA 3.0)

Punto fundamental de la visita a Noia, y en el que merece la pena detenerse un buen rato es el entorno de la iglesia de Santa María A Nova (Rúa Ferreiro, 26). Este templo del siglo XIV, fue declarado Monumento Histórico Artístico Nacional en 1973, y resulta de interés tanto el cementerio como el museo que alberga.

Museo de las Lápidas Sepulcrales

Museo de las Lápidas Sepulcrales (Noia)
Fuente: Flickr/José Antonio Gil Martínez (CC BY 2.0)

La iglesia de Santa María A Nova alberga el Museo de la Lápidas Sepulcrales (Museo das Laudas Gremiais), que se exponen tanto dentro del templo como en el exterior. La colección está formada por alrededor de 500 lápidas de hidalgos, marineros y miembros de distintos gremios, de entre los siglos XIV y XIX. Además, en el cementerio destacan dos cruceiros: el del Cristo do Humilladoiro y uno gótico del siglo XIV.

Molinos del río Traba

Molino de Ponte da Traba (Noia
Fuente: Flickr/José Manuel García (CC BY-SA 2.0)

Si nos dirigimos a orillas del río y tomamos la Rúa Pedrachán llegaremos a otro de esos rincones que no puedes perderte: los Molinos de Pedrachán. Ubicados en el barrio del mismo nombre, estos molinos medievales constituyen un complejo preindustrial en el río Traba. La restauración de la que fueron objeto fue merecedora de diversos galardones.

El mismo río alberga dos puntos más de interés curso arriba: el puente de Traba (Ponte de Traba) y los molinos de Traba. Este puente medieval de cuatro arcos fue construido sobre uno romano, por el que cruzaba la calzada romana Per Loca Maritima.

Los otros puentes de la localidad que no puedes perderte si te gustan este tipo de construcciones civiles son el Pontenafonso sobre el río Tambre, que enlaza la Sierra de Otes con Noia, y el Puente de Noia, del siglo XIX.

Central hidroeléctrica del Tambre

Central Hidroeléctrica do Tambre
Fuente: Wikipedia/By Xosema CC BY-SA 4.0

En el patrimonio industrial que atesora Noia, hay dos espacios de notable interés. Uno de ellos es el conjunto industrial en la ribera del río Tambre. Es tal la majestuosidad de esta antigua central hidroeléctrica, obra de Antonio Palacios en 1932, que se la conoce como la Catedral hidroeléctrica. El otro es el Barrio da Chaínza, donde se encuentran los restos de un pazo con la Fábrica de Curtidos dos Cadarso, del año 1700.

Compartir
Artículo anteriorLos ríos más largos del mundo
Artículo siguienteLas romerías gallegas que no puedes perderte
Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.