Situada en el norte de la provincia de Huelva y ubicada en el corazón de la sierra que le da nombre se sitúa Aracena, una bella ciudad rodeada por verdes paisajes y llena de rincones donde perderte y disfrutar.

Para empezar nuestra visita por la ciudad, podemos dar un paseo por su casco urbano, declarado como Bien de Interés Cultural y disfrutar de sus casas blancas y sus monumentos, así como refrescar la vista observando sus numerosas fuentes naturales y artificiales. Entre ellas, recomendamos una primera parada en la Fuente de Zulema, recientemente rehabilitada y ubicada en el borde sur, que nos ofrecerá una bella panorámica del castillo. El nombre de esta fuente esconde una cruel historia, basada en una de las leyendas de la ciudad, en la que se narra el amor imposible entre una joven mora y un caballero cristiano, que despertó la ira del padre de esta quien al descubrir a los amantes decidió emparedar a su hija en la fortaleza. El llanto de la joven daría lugar al manantial que riega la fuente.

Panorámica de Aracena
Panorámica de Aracena

Desde ahí, un bonito paseo nos llevará a la Gruta de las Maravillas, previa parada en la cercana Fuente del Concejo, diseñada por Aníbal González y custodiada por las esculturas de dos aguadoras (antiguamente era un lavadero).Así llegamos a la visita obligada a la que, probablemente, sea la joya de nuestra ruta por la ciudad. Situada en pleno casco histórico es difícil imaginar la belleza de esta cavidad freática que, con más de 500 millones de años de antigüedad, se encuentra escondida bajo las rocas calizas del castillo. La Gruta de las Maravillas es un complejo subterráneo con una extensión de 2.130 metros, de los que casi 1.5 kilómetros son visitables.

Gruta de las Maravillas
Gruta de las Maravillas

Sus formaciones kársticas albergan espectaculares estalactitas, estalagmitas, gours, coraloides, unidas a sus lagos de colores imposibles, hacen que la experiencia sea irrepetible. Popularmente, se cuenta que la gruta fue descubierta por un pastor, aunque no se encuentra ninguna referencia histórica hasta finales del siglo XIX. Entre muchas de sus curiosidades, mencionar que ha sido escenario de varios rodajes cinematográficos nacionales e internacionales.

Después de salir absolutamente maravillados y maravilladas de la gruta (perdonad el juego de palabras fácil, pero no hemos podido evitarlo), podemos aprovechar nuestro paseo para hacer una parada en el Hotel Convento Aracena & Spadonde tomar algo en su bar o, mejor aún, comer en su fantástico restaurante Huerto Nun que ofrece una interesante y suculenta selección gastronómica, basada en la tradición y materias primas de la región y su producto estrella: el jamón ibérico de bellota con denominación de origen de Jabugo.

Durante nuestra estancia en Aracena tuvimos el placer de alojarnos en este hotel de cuatro estrellas, construido entre los muros del antiguo convento de Jesús, José y María del Siglo XVII. El hotel ha conseguido aunar confort y modernidad con el respeto por el patrimonio arquitectónico y la historia, como muestran su recepción, claustros y jardines. La mayoría de las habitaciones también cuentan con elementos restaurados propios del antiguo Convento, que nos hacen recordar el lugar histórico privilegiado en el que nos encontramos. No dudéis en alojaros en él si tenéis la oportunidad.

Hotel Convento Aracena & Spa
Hotel Convento Aracena & Spa

Una vez recobradas las fuerzas, es hora de comenzar la ascensión al castillo, no sin antes realizar una parada obligatoria en la Plaza Alta, situada cerca del hotel en un entorno de bellas calles empedradas, en la que encontraremos otra pequeña, aunque monumental fuente también diseñada por Aníbal González. A su espalda está el Cabildo Viejo, edificio histórico del siglo XVI, sede del primer ayuntamiento de Aracena. En su interior se encuentra el Centro de Visitantes, donde obtener información de la ciudad y su entorno, su patrimonio y su gastronomía, gracias a la exposición interpretativa alojada en él. También en la plaza, y justo enfrente del cabildo, está la Iglesia de Santa María de la Asunción, construida a principios del siglo XVI y de estilo renacentista. La iglesia sufrió los estragos del terremoto de Lisboa de 1755 y sus obras no han sido completamente finalizadas hasta bien entrado el siglo XXI (2008).

Desde la plaza y subiendo por calles llenas de encanto, llegamos al Castillo templario de Aracena, desde donde disfrutar de unas espectaculares vistas de la sierra. En el interior de sus murallas se han encontrado restos arqueológicos de los siglos X y XIII de procedencia andalusí. No obstante, el origen del castillo es portugués y data de mediados del siglo XIII, siendo usado hasta principios del siglo XVI.  Merece la pena la visita guiada en la que nos explicarán la historia y curiosidades del castillo como, por ejemplo, su pertenencia a la “Banda Gallega”, nombre con el que históricamente se conocía gran parte de la actual Sierra de Aracena y que consistía en un conjunto de fortificaciones que protegían el territorio de Sevilla.

Castillo de Aracena
Castillo de Aracena

Tras nuestra visita al castillo y junto a su pie, nos encontramos con la Iglesia Prioral de Nuestra Señora del mayor Dolor. Construida entre el siglo XIII y el siglo XV, es una iglesia de estilo gótico-mudéjar, en la que se puede apreciar cierta influencia de la Giralda. En su interior, además de retablos y pinturas, se encuentra la imagen de la patrona de Aracena, la Virgen del Mayor Dolor.

Y, como parece hora de volver a reponer fuerzas, os recomendamos dos lugares diferentes donde, dependiendo de vuestras preferencias, cenar a precios asequibles. En el mismo centro de Aracena una opción estupenda es el Restaurante La Stradina. Este pequeño y acogedor restaurante ofrece tapas creativas, pastas y pizzas artesanas hechas con harinas ecológicas. Además, si vais con peques, cuenta con un espacio de juegos. Por otro lado, si lo que os apetece es una cena fusión entre comida tradicional y creativa, no dejéis de visitar el Restaurante Montecruz, también muy recomendable para ir de tapeo por su buen servicio y la calidad de los productos.

Iglesia de la Asunción en Aracena
Iglesia de la Asunción en Aracena

Por si os ha parecido poco, os dejamos una breve lista de otras visitas que realizar en Aracena:

  • Templo de Santa Catalina, sinagoga hasta la expulsión de los judíos, se encuentra al noroeste del casco urbano (cerca del restaurante Estradina), hoy en día convento de las hermanas Carmelitas.
  • Museo de Arte Contemporáneo al Aire Libre y sus diferentes obras (casi medio centenar) repartidas por los rincones de la ciudad.
  • Centro de Interpretación del Cerdo Ibérico, también conocido como museo del jamón, se encuentra cercano al Hotel Convento Aracena.

¡Ya solamente nos queda esperar que disfrutéis vuestra visita tanto como lo ha hecho nuestro equipo!

Compartir
Artículo anteriorUn verano único con IMG Academy
Artículo siguienteLas mejores fiestas medievales de Galicia
Soy una viajera apasionada que coge las maletas mucho menos de lo que le gustaría. Cuando viajo me encanta que me cuenten historias, sobre todo las microhistorias que son las más desconocidas y, para mí, las más valiosas. Cuando no puedo hacerlo, me conformo con leerlas. A mis cuarenta y pocos años, aún no sé qué quiero ser de mayor, pero sí sé que no quiero dejar de conocer lugares y gente nueva.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.