El indiscutible encanto de Ourense reside en su casco antiguo; su historia, inscrita en cada una de sus piedras; y sus termas. Por la capital ourensana, primera gran ciudad que se encuentra el peregrino después de kilómetros de trayecto, pasa el Camino Mózarabe o Vía de la Plata, que conecta Sevilla con Santiago de Compostela.

Con su gastronomía, su patrimonio y la hospitalidad de sus gentes, bañada por las aguas del río Miño, os ofrecemos la guía imprescindible para no perderse ninguno de los puntos más emblemáticos en vuestra visita a la ciudad de las Burgas, en un recorrido que os conducirá desde el centro histórico hasta su circuito termal.

Catedral de San Martiño

Catedral de San Martiño
Catedral de San Martiño. Fuente: Wikimedia

La Catedral de San Martiño o Catedral Basílica de San Martín  fue construida en los siglos XII y XIII. Durante ocho siglos sufrió todo tipo de alteraciones en su estructura, y a su alrededor se encuentra todo el casco histórico de la ciudad.

Si accedemos a ella por la puerta norte, podremos contemplar el pórtico del Paraíso, inspirado en el Pórtico de Santiago de Compostela. Ya en su interior, vale la pena visitar el Museo Catedralicio, en donde se guarda el tesoro de San Rosendo, con una colección de piezas de ajedrez en cristal de roca de arte egipcio medieval, y el Misal Auriense, el libro más antiguo que se conserva impreso en Galicia.

Iglesia de Santa María Madre

Iglesia de Santa María Madre
Iglesia de Santa María Madre. Fuente: Turismo de Galicia

En el solar donde se encuentra la actual iglesia de Santa María Madre hubo anteriormente una basílica paleocristiana, la iglesia del siglo VI y la del obispo Ederonio en el siglo XI. De hecho, algunos capiteles y columnas de la antigua basílica fueron utilizados para la fachada de 1722 que contemplamos en la actualidad.

En su interior, se conserva un retablo de estilo churrigueresco con la imagen de Santa María Madre, patrona de los sastres. Esta talla sale en procesión cada Sábado Santo y protagoniza la Ceremonia del Desplante, en la que se recuerdan los problemas que tenía el obispado con las autoridades civiles.

Capilla de San Cosme y San Damián

Plaza de San Cosme
Plaza de San Cosme. Fuente: Turismo de Galicia

Los santos Cosme y Damián son los patrones de la profesión médica. Por tal motivo, se construyó en su honor esta capilla, en 1521, por mandato del maestro cirujano Juan de Lares. La plaza en la que se ubica la capilla de San Cosme y San Damián, conocida como Fonte Arcada, contenía una de las puertas de la antigua ciudad.

En este lugar puede visitarse, desde 1982, durante todo el año, el belén de Arturo Baltar, con más de cien figuras de barro cocido que recrean escenas tradicionales del mundo rural, y que forma parte del Espacio Expositivo Arturo Baltar.

Iglesia de la Santísima Trinidad

Iglesia de la Santísima Trinidad
Iglesia de la Santísima Trinidad. Fuente: Turismo de Galicia

El antiguo hospital de peregrinos de la ciudad, el Hospital de la Trinidad, se encontraba junto a la iglesia de la Santísima Trinidad. En la portada lateral del templo, puede descubrirse una concha de vieira, símbolo de los peregrinos. Esta es la iglesia más antigua de Ourense, y en su atrio puede contemplarse un crucero de estilo plateresco del siglo XV, que se asentó sobre una antigua necrópolis romana.

Plaza Mayor

Plaza Mayor
Plaza Mayor. Fuente: Turismo de Galicia

El corazón del casco histórico de Ourense es su Plaza Mayor. Es una de las pocas de Europa que tiene el suelo inclinado, y en ella se encuentra la Casa Consistorial y el Museo Arqueológico y antiguo Palacio Episcopal.

Los otros tres lados porticados de la plaza, con sus edificios con miradores acristalados y balcones, forman el antiguo paseo del Espolón. Sobre ellos, las fachadas de las casas nobiliarias de los siglos XVIII y XIX, con ejemplos de la arquitectura modernista en Ourense.

Palacio de Oca-Valladares

Palacio de Oca Valladares
Palacio de Oca Valladares. Fuente: Turismo de Galicia

El Palacio de la familia Oca-Valladares es uno de los pazos renacentistas más importantes de Galicia. Este edificio del siglo XVI cuenta con una austera fachada, puerta plateresca, el patio con fuente de mármol y un balcón con los cinco escudos de armas de varios linajes gallegos.

En él se encuentra la sede del Liceo Recreo Ourensano, una de las sociedades más antiguas de la ciudad desde el siglo XIX. En el año 2002, fue declarado Bien de Interés Cultural.

Iglesia de Santa Eufemia

Iglesia de Santa Eufemia
Iglesia de Santa Eufemia. Fuente: Turismo de Galicia

Lo que más llama la atención de la Iglesia de Santa Eufemia es su forma cóncava, construida así para lograr una mayor monumentalidad al estar situada en una calle muy estrecha de aquel entonces, pues la actual plaza de Santa Eufemia fue abierta con posterioridad.

El templo del siglo XVII posee una espectacular fachada barroca, y el edificio anexo a su derecha ha sido utilizado como centro de enseñanza, museo, seminario y residencia sacerdotal.

Iglesia de Santo Domingo

Iglesia de Santo Domingo
Iglesia de Santo Domingo. Fuente: Turismo de Galicia

El nombre de la Iglesia de Santo Domingo proviene de los monjes dominicos que habitaron el lugar entre los siglos XVII y XIX. Pero de aquel convento solo se ha conservado la iglesia, con una modesta fachada que contrasta sobremanera con los retablos barrocos y la policromía de su interior, como el altar mayor, obra del escultor Castro Canseco.

Convento de San Francisco

Claustro de San Francisco
Claustro de San Francisco. Fuente: Pixabay

En 1843, el antiguo convento de San Francisco se transformó en un cuartel de infantería, que no sería clausurado hasta 1984. Trasladaron la cabecera y la fachada de su iglesia al Parque de San Lázaro, donde se reconstruyó.

El claustro del convento permaneció en este lugar, así como la nave de la antigua iglesia que está pegada a él. Se conservan intactos sus 63 arcos, que cuentan con motivos vegetales, antropomórficos y seres fantásticos y animales. En donde estaba la huerta, puede visitarse el cementerio decimonónico de San Francisco, declarado Bien de Interés Turístico en el año 2000.

Capilla de Os Remedios

Capilla de Nuestra Señora de los Remedios. Fuente: Turismo de Galicia

La Capilla de Os Remedios, cerca del puente romano de Ourense, fue fundada en 1522, como un patronato laico, con la finalidad de defender a los viajeros de los ladrones. Fue declarada Patrimonio Nacional en 1961 y posteriormente Bien de Interés Cultural. En 2012, sufrió un incendio que la destruyó en parte, por lo que fue objeto de un proceso de restauración.

As Burgas

As Burgas
As Burgas. Fuente: Turismo de Galicia

En el lugar donde se encuentran las Burgas, en pleno centro de Ourense, los manantiales de aguas medicinales emanan a más de 60º. Por este motivo, a la localidad se la conoce como la ciudad de As Burgas. Aquí estaba el asentamiento romano Aquis Auriensis. Los romanos construyeron una casa de baños y un santuario cuyos restos pueden visitarse. Fueron declaradas Sitio de Interés Turístico Cultural en 2007.

Área termal de A Chavasqueira Outariz

Estación Termal Chavasqueira
Estación Termal Chavasqueira. Fuente: Termas Chavasqueira

Las termas de A Chavasqueira, a pocos metros del Puente del Milenio, forman un conjunto de piscinas naturales a cielo abierto, construidas en piedra, donde las aguas brotan a 41º. Las termas de Outariz se localizan en la zona termal más grande de la ciudad, con varias piscinas termales al aire libre, con agua que mana a 61º.

Para conocer todas ellas, es recomendable disfrutar del Paseo Termal que se extiende durante cinco kilómetros a orillas del río Miño, comenzando en el Campo da Feira y terminando en Outariz.

Compartir
Artículo anteriorLos cinco pazos más bellos que visitar en Pontevedra
Artículo siguienteIslas paradisíacas que fueron prisiones

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here