Este es un lugar repleto de historia. Se cree que la fundación de Cambados corrió a cargo del rey visigodo Witiza, aunque en este entorno ya se habían instalado anteriormente los fenicios para explotar las salinas. Desde entonces, la nobleza y los personajes ilustres han sido una constante en este villa de la provincia de Pontevedra, no en vano fue declarada Conjunto Histórico Artístico en el año 2001.

Recorrer cada rincón de este lugar, situado en la ría de Arousa, íntimamente relacionado con el marisco y el vino, y conocer sus pazos, sus casas señoriales y uno de los cementerios más hermosos de Galicia, provoca que Cambados sea un destino perfecto para todo viajero. En esta guía, os presentamos los enclaves imprescindibles para descubrirlo.

Pazo de Fefiñáns

Pazo de Fefiñáns (Cambados)
Fuente: A través de mi visor/ ©Silvia Pato

Situado en la plaza de igual nombre, el Pazo de Fefiñáns, en forma de «L», junto con un hermoso arco-puente, una torre del homenaje y la iglesia de San Benito conforman el conjunto más característico de Cambados. En el pazo podremos visitar la bodega más antigua de esta localidad, pues data de 1904, y descubrir cómo eran estas edificaciones propias de los hidalgos gallegos, para adentrarnos por completo en la conocida como Capital del Vino Albariño.

Pazo Torrado

Pazo de Torrado (Cambados)
Fuente: Wikipedia/Iago Pillado 

En la calle Príncipe encontraremos el Pazo de Torrado, del siglo XVIII, que fue adquirido por el Concello de Cambados en el año 2005 para utilizarlo como museo.  A lo largo de la historia, habitaron en él personas ilustres de la localidad, como el alcalde Joaquín Antonio Torrado, uno de los que impulsó la sublevación contra los franceses en el año 1809, con motivo de la guerra de la independencia española.

Pazo de Bazán

Parador de Cambados. Fuente: Paradores

Perteneciente a los antepasados de la escritora gallega Emilia Pardo Bazán, este pazo del siglo XVII es el actual parador de turismo de Cambados. Podemos recorrer el bello paseo de la Calzada que se extiende junto a él, flanqueado por chopos y álamos, y que se convierte cada mes de agosto en otro de los puntos principales de la Fiesta del Vino Albariño, declarada de Interés Turístico.

Casa do Concello

Casa do Concello (Cambados)
Fuente: Wikimedia/L. Miguel Bugallo Sánchez (Lmbuga) 

La casa consistorial de Cambados se construyó a mediados del siglo XIX, aunque ha ido sufriendo diversas alteraciones con el paso del tiempo, y albergó los juzgados y los calabozos. En la actualidad, en este edificio se encuentra el ayuntamiento y las dependencias de la policía local.

Museo Etnográfico e do Viño

Museo Etnográfico del Vino (Cambados)
Fuente: Flickr/Imaxina Novas Tecnoloxías 

Cambados fue el primer lugar de Galicia en contar con un museo dedicado al vino. Las exposiciones del Museo Etnográfico e do Viño, que abarcan tanto la historia como los aspectos vitivinícolas de la Denominación de Origen Rías Baixas, se dividen en dos edificios: una antigua casa rectoral y otro de nueva planta, ambos comunicados por medio de una pasarela de cristal.

Ruinas de Santa Mariña de Dozo

Santa Mariña de Dozo (Cambados)
Fuente: Flickr/Contando Estrelas 

Cerca del Museo Etnográfico e do Viño se encuentra uno de los lugares de Cambados más impregnado de aires románticos: las ruinas de la iglesia de Santa Mariña de Dozo, con su antiguo cementerio, a los pies del monte Pastora. Fueron declaradas Monumento Nacional, y el escritor gallego Álvaro Cunqueiro dijo que este era el «más melancólico camposanto».

Se desconoce por qué este sitio fue destruido en el siglo XIX. Algunos dicen que fue pasto de las llamas, otros que fue objetivo de las revueltas de la época. Lo cierto es que observar desde aquí una puesta de sol hará que no olvides este lugar en la vida.

Pazo de Montesacro y capilla de la Valvanera

Pazo de Montesacro (Cambados)
Fuente: Wikimedia/ José Antonio Gil Martínez 

El dieciochesco Pazo de Montesacro cuenta en su fachada con el impresionante escudo de armas de los Zárate y Murga. Desde 1942, es el asilo de ancianos de Cambados, por expreso deseo de sus propietarios por medio de disposición testamentaria. La capilla junto al pazo alberga la venerada imagen de la Virgen de la Valvanera, que procede de la tradición riojana, y que fue traída aquí por los marqueses de Montesacro.

Torre de San Sadurniño

Torre San Sadurniño (Cambados)
Fuente: Flickr/Contando Estrelas 

Dejando atrás el barrio marinero de Santo Tomé, por el que vale la pena vagar contemplando sus construcciones típicas, si cruzamos un bello puente hacia el islote A Figueira, nos encontraremos con una estampa idílica de Cambados: la Torre de San Sadurniño. En lo alto de ella, se encendían luminarias para alertar de la llegada de los vikingos cuando venían a atacar estas costas. El punto en el que se encuentra este puesto de vigilancia de la Alta Edad Media, del que apenas se conserva parte de su estructura, confiere al conjunto una romántica belleza.

Pazo de Moltó

Pazo de Moltó (Cambados)
Fuente: A través de mi visor/ ©Silvia Pato

Los señores de Bazán y Alonso Troncoso ordenaron construir el Pazo de Moltó en el siglo XVI para albergar el Hospital Real, donde se acogía a los enfermos de peste. Se encuentra aquí la capilla del Hospital, conocida como capilla de la Purificación precisamente por haber sido erigida en la época en que se sufrían tales epidemias. En la fachada del Pazo de Moltó podemos observar los blasones de las nobles familias que lo habitaron: los Fonseca, los Castro y los Valladares.

Casa de las Conchas

Casa das Conchas (Cambados)
Fuente: Wikimedia/By Luis Miguel Bugallo Sánchez (Lmbuga)

La hermosa Casa de las Conchas (Casa das Cunchas), detrás del Pazo de los Fajardo, fue construida en el siglo XIX, y decorada con numerosas conchas de vieira distribuidas por su fachada, que dejan constancia de la ocupación que hicieron de ella los pescadores de la localidad durante cierto tiempo.

Además, en nuestra visita a Cambados, no debemos olvidarnos de disfrutar de su maravilloso paseo marítimo, donde  podremos conocer su puerto deportivo y contemplar al otro lado del mar, repleto de bateas, las islas de A Toxa y Arousa, así como la península de O Grove.

Compartir
Artículo anteriorDiez museos del mundo para adictos al chocolate
Artículo siguienteLas villas marineras más bonitas de Galicia

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here