Hay quienes tienen la fortuna de dormirse hasta de pie. Da igual el transporte que elijan: autobús, avión, tren o barco. Ninguno es impedimento para que estos afortunados caigan en un sueño profundo y relajante. Otros tenemos nuestras preferencias a la hora de elegir, si bien es verdad que, entre todos esos vehículos, el avión sea, seguramente, uno en los que resulta más complicado dormir en condiciones, sobre todo, si viajas en un vuelo low cost y no vas precisamente cómodo.

Para intentar aliviar en cierta medida tus dificultades, te ofrecemos  unos cuantos consejos a seguir para que caer en un sueño reparador mientras vas por el aire no se convierta en una misión imposible.

1Viste con ropa cómoda

Fuente: Pixabay

Puede que este sea un consejo bastante obvio, pero no por ello menos importante. Si vas a pasarte horas en un avión y pretendes quedarte dormido, difícilmente lo harás con esos vaqueros que te aprietan cuando te sientas, esa camisa ajustadísima o unos tacones de aguja de dieciocho centímetros. Irás más pendiente de que se te clava la ropa y de las molestias que de descansar. Comodidad ante todo.

Anterior
Compartir
Artículo anteriorLos mercadillos más sorprendentes del mundo
Artículo siguienteLos últimos rincones del mundo sin explorar
Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here