El territorio de los Estados Unidos está plagado de escenarios singulares. Hoy proponemos una visita al pasado, un recorrido por algunos espacios en los que se mezclan la decadencia y la nostalgia. Hablamos de los parques de atracciones abandonados, unas áreas lúdicas en desuso en las que se conservan todavía mucha maquinaría antigua. Autos de choque, restos de noria, tiovivos… naturaleza muerta digna de fotografiar.

Antes de empezar el recorrido por algunos de estos parques, conviene recordar un requisito indispensable. Si tenéis previsto viajar a los Estados Unidos es obligatorio solicitar la autorización de viaje ESTA, una autorización en línea que permite la entrada en el país por turismo o negocios y durante un periodo máximo de 90 días. Se tramita a través de internet; tan solo es necesario rellenar el formulario ESTA y pagar las tasas correspondientes.

Joyland, en Kansas

Joyland - Foto de Randy (Flickr)
Joyland – Foto de Randy (Flickr)

En su dia, fue el parque temático más grande de Kansas y estuvo en funcionamiento durante 55 años, hasta que cerró sus puertas definitivamente en 2006. Los inicios del Joyland, ubicado en la ciudad de Wichita, se remontan al final de la Segunda Guerra Mundial. Lester Ottaway y sus hijos Harold y Herb, compraron un terreno abandonado para construir un parque familiar, en el que instalaron un tren de miniatura y una noria. En su primera etapa, el Joyland acogió conciertos y celebraciones y fue el punto de destino de excursiones escolares. En la década de los 70, el parque cambió de dueños y se produjo el verdadero despegue del negocio. Pero en 2004 una niña cayó de una noria y resultó herida gravemente. A partir de ese momento el parque inició su declive y acabó cerrando.

Tierra de Oz, en Carolina del Norte

Land of Oz - Foto de landofoz.com
Land of Oz – Foto de landofoz.com

Este curioso espacio en Beech Mountain abrió sus puertas en 1970 con un éxito notable. Era un parque temático dedicado al Mago de Oz, que reproducía a la perfección la casa de Dorothy, la ciudad esmeralda y el camino amarillo.

Pero en el año 75 llegó la desgracia. Se produjo un incendio, el dueño murió en extrañas circunstancias y el parque cerró. En la actualidad, abre sus puertas una vez al año para que los curiosos puedan recorrer las instalaciones.

Six Flags de New Orleans

Six Flags - Foto de Chris Hagerman
Six Flags – Foto de Chris Hagerman

Este parque, abierto en el año 2.000, contaba con una montaña rusa de madera, zonas acuáticas y un carrusel. Tres años más tarde lo compró Six Flags e instaló nuevas atracciones, como la montaña rusa invertida Batman Ride.

Los planes de expansión se fueron al traste con la llegada del huracán Katrina, que devastó la región en 2005. El parque se inundó completamente y tuvo que cerrar. Hoy en día, es un espacio oxidado que atrae cada año a miles de visitantes y se ha convertido en escenario para el rodaje de películas.

Chippewa Lake Park, en Cleveland, Ohio

Chippewa Lake Park - Foto de Dana Beveridge
Chippewa Lake Park – Foto de Dana Beveridge

Este parque de Ohio, escondido a orillas del lago Chippewa, estuvo abierto un siglo. Había un hotel con sala de baile y tres montañas rusas, pero una nefasta gestión económica lo llevó al cierre en 1978. Hoy es un lugar en ruinas repleto de vegetación y plató natural para el rodaje de películas de terror.

Compartir
Artículo anteriorLa ruta de las camelias en Galicia
Artículo siguienteBarceló Hotel Group vuelve a ser galardonado por Tripadvisor
Algún día me gustaría viajar a la luna, mientras tanto disfruto conociendo todos los rincones de nuestro planeta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here