Secciones

Tu edición

Turismo en la raia: Portugal y Galicia, viaje a través del espejo

Escapada entre castillos y fortalezas por una de las fronteras más antiguas de Europa

Montalegre está en el distrito de Vila Real
La Voz de Galicia

montalegre

Desde lo alto. La propuesta de este viaje por el tiempo arranca en la llamada raia seca, en el municipio limítrofe de Montalegre. Vecino de la comercial Chaves, es una de las puertas de entrada al parque natural de Peneda-Gerês. Cuenta con uno de los castillos más antiguos de Portugal. Además de su magnífico casco viejo, vale la pena conocerlo por su entorno natural.

couto mixto

Lugar aparte. Justo en frente a Montalegre está Calvos de Randín. Allí se ubica la Andorra gallega, una entidad territorial independiente durante ocho siglos de las coronas castellana y portuguesa. Ahora también pertenece al concello ourensano de Baltar. De aquel pasado remoto aún se conservan vestigios, como la vía comercial que cruzaba esta zona libre de impuestos y al margen de la ley. Formó parte de la ruta del contrabando arraiano.

peneda-gerês

Teads fallback - Discover inRead by Teads!

Parque nacional. Es la joya natural del norte luso (y compartida con Galicia en O Xurés). Con 700 kilómetros cuadrados de extensión, abarca macizos graníticos, castillos medievales, como el de Lindoso, espigueiros -los hórreos portugueses-, lagoas, pozas, zonas termales, cascadas y aguas frías y cristalinas como las del río Homem. Hogar de rarezas botánicas como el lirio de Gerês, aquí encontraron refugio el lobo ibérico, el águila real y la cabra montesa.

melgaço

Alto Miño. Empieza la raia húmeda. Con Arbo al otro lado del Miño, Melgaço combina montaña, fortaleza medieval, casas señoriales y pequeños palacetes. «La raia es una de las fronteras más antiguas de Europa. Lo que llama la atención es la diferencia entre las localidades lusas, donde se conservan bastante bien sus sistemas defensivos, con sus murallas y torres del homenaje, y la práctica inexistencia -y destrucción- de estas estructuras en Galicia», explica Pablo Conde, guía y responsable de Volta Montana, empresa que ofrece rutas por la raia portuguesa. El orgullo por la independencia portuguesa contrasta con la necesidad de olvido de la parte española. 

monção

Ciudades espejo. Así llaman a las villas situadas a uno y otro lado del río. Salvaterra de Miño es la de Monção, que tiene uno de los palacios más espectaculares de la región, Brejoeira. El Museu do Alvarinho completa una visita por las bodegas para empaparse de la cultura vitivinícola del Miño luso. Las termas y balnearios son otro de sus atractivos.

paredes de coura

Escapada. Más adentro de la raia, Paredes de Coura es una localidad popular por sus espacios verdes y, en los últimos años, por su potente festival de música.

valença

Eurociudad. Las rivalidades del medievo con su vecina Tui quedaron en el pasado. Ahora ambas presumen de ser una sola eurociudad que aúna fortalezas, templos y una vida muy animada.

ecosenda

Senderismo. Valença y Vila Nova están conectadas por una ecopista verde a orillas del Miño. «Puedes pasear por las antiguas estaciones de tren ahora recuperadas, por bosques de ribera y zonas de protección de aves», destaca Pablo Conde, de Volta Montana.

 

vila nova de cerveira

Puente internacional. Además del de Tui, está el que une Tomiño con Cerveira. La villa guarda muchos paralelismos con Valença: fortaleza defensiva, casco histórico y bullicioso comercio. Sus extensos parques, donde destaca el del Castelinho, y sus playas fluviales son un plus para visitarla en los días más soleados. «La ruta por la raia del Miño es una de las excursiones con más tirón de este verano. Tiene el atractivo de que es una frontera fluvial», apunta Conde.

 

camiNHa

Viaje en ferri. Llegamos a la desembocadura del Miño. O Forte da Ínsua es una fortificación que ya mira al Atlántico. La aldea de Vilar de Mouros, donde se celebra un festival de música, y la Praia de Âncora son algunos de los puntos de interés. Se puede cruzar en ferri a A Guarda.

 

viana do castelo

Alto en el camino. Viana do Castelo es una de las ciudades con más encanto del norte luso. A media hora en coche de Caminha, destaca por su patrimonio arquitectónico plagado de iglesias, chafarices, conventos, una catedral románica o palacios blasonados. Y, claro, sus playas.

Tags: Portugal
Ver Comentarios